viernes, 18 de agosto de 2017

Hermanos Maristas piden perdón por un caso de abuso en Argentina

BUENOS AIRES, 18 Ago. 17 / 09:43 pm (ACI).- Los Hermanos Maristas de la Enseñanza en Argentina pidieron perdón por un caso de abuso ocurrido hace 38 años, cometido por uno de sus miembros que desde hace 10 años trabajaba como director en un colegio de la congregación.

“Queremos pedir perdón por esta situación, agradeciendo la colaboración y la comprensión de todos y cada uno de ustedes”, expresó la institución en un comunicado enviado el 16 de agosto a la comunidad educativa del Colegio Marista Champagnat, ubicado en ciudad de Morón, provincia de Buenos Aires.

A principios de agosto, el Hno. Gonzalo Santa Coloma, referente provincial de la Defensa de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de los Hermanos Maristas, se enteró de este hecho por parte del presidente de la Asociación de Ex Alumnos, que recibió el mensaje de otro ex alumno vinculado con la víctima, según informa el diario argentino La Nación.

En ese sentido, la congregación explicó en su mensaje que “cuando el Instituto de los Hermanos Maristas tomó conocimiento de un hecho ocurrido hace aproximadamente 38 años, en el que un exalumno del colegio marista de Morón padeció un manoseo agraviante, inmediatamente dispuso el traslado del director general hermano Ángel Darío Duples, quien reconoció el hecho”.

“Ante el avance de la investigación emprendida, como congregación queremos pedir perdón por esta situación, agradeciendo la colaboración y la comprensión de todos y cada uno de ustedes”, señala la misiva firmada por el Provincial Hno. Alberto Aparicio.

“En un futuro próximo estaremos convocando a una reunión de la comunidad educativa para poder procesar esta situación”, expresaron.

La congregación además indicó que “la conducción del establecimiento continúa, como hasta ahora, a cargo del Equipo Directivo con la coordinación del licenciado Gabriel Juan Petris”, y que “la provincia marista iniciará los procesos para el nombramiento de un nuevo director general”.

“Esperamos profundamente que Dios Nuestro Señor, fuente de luz, de verdad y de justicia nos ilumine en nuestro camino”, concluye el comunicado.

Según informó The Associated Press, tras reconocer el abuso Duples fue separado de la institución y trasladado a una residencia para ancianos.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

Cardenal Sarah: Revolucionarios del género quieren destruir a la familia cristiana

ROMA, 18 Ago. 17 (ACI).- El Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos, advirtió que los nuevos revolucionarios de la ideología de género quieren destruir a la familia cristiana porque encarna “todo lo que odian”.

Así lo indicó el Cardenal originario de Guinea (África) en la Misa que presidió el domingo 13 de agosto por el 700 aniversario de las diócesis francesas de Lucon y Maillezais, según informa Famille Chrétienne.

“Hoy más que nunca los ideólogos de la revolución quieren aniquilar el lugar natural del don de sí, de la generosidad alegre y del amor. ¡Quiero hablar de la familia! La ideología de género, el desprecio de la fecundidad y de la fidelidad son los diversos lemas de esta revolución. Las familias se han convertido en los nuevos vandeanos a exterminar”.

El Cardenal lamentó que actualmente “se planifica metódicamente su desaparición, como sucedió en La Vendée. Estos revolucionarios se inquietan ante la generosidad de las familias numerosas. Se burlan de las familias cristianas porque ellas encarnan todo lo que odian”.

La Vendée es una región francesa en donde los partidarios de la Revolución de 1789 asesinaron a más de 100 mil católicos que se negaron a adherirse a ellos, y que sufrieron la muerte de maneras particularmente crueles entre los años 1793 y 1794.

El genocidio contra los católicos, que tenían un ejército consagrado al Corazón de Jesús, se conoce como “La Guerra de la Vandée”.

El Purpurado denunció que los revolucionarios de la ideología de género “están listos para lanzar sobre África las nuevas colonizaciones infernales para hacer presión sobre las familias e imponer la esterilización, el aborto y la anticoncepción. ¡África, como La Vendée, resistirá!”

“¡En todo lugar las familias cristianas deben ser las alegres puntas de lanza de una revuelta contra esta nueva dictadura del egoísmo! Ahora está en el corazón de cada familia, de cada cristiano, de todo hombre de buena voluntad, ¡que se levante una Vendée interior!”

La autoridad vaticana refirió que “el alma de los mártires” de La Vendée “nos envuelve en este lugar. ¿Qué nos dicen? ¿Qué nos transmiten? Para comenzar, el coraje”.

“¡Es tiempo, queridos hermanos, de volvernos contra el ateísmo práctico que asfixia nuestras vidas! Recemos en familia, pongamos a Dios en primer lugar. ¡Una familia que reza es una familia que vive! Un cristiano que no reza que no sabe darle su lugar a Dios en el silencio y la adoración, termina muriendo”.

El Cardenal Sarah resaltó que “los mártires vandeanos nos hacen aprender el sentido de la generosidad y del don gratuito de uno mismo. Solo el amor generoso, el don desinteresado de la vida puede vencer el odio hacia Dios y los hombres, que es el origen de toda revolución. Los vandeanos nos han enseñado a resistir a todas estas revoluciones”.

“Nos han mostrado que ante las colonizaciones infernales, como sucedió en los campos de exterminación nazi, ante los gulags comunistas, como ante la barbarie islamista, no hay más que una respuesta: el don de sí, de toda la vida. ¡Solo el amor vence ante los poderes de la muerte!”

El Purpurado africano exhortó a no dejar que “se ahogue en nosotros el don generoso y gratuito. Como los mártires de La Vendée veamos la fuente de su don en el corazón de Jesús”.

“¡Recemos para que una potente y alegre Vendée interior se eleve en la Iglesia y en el mundo!”, concluyó.

El genocidio contra los católicos de La Vendée

El genocidio perpetrado por los partidarios de la Revolución Francesa que devastó la región católica de La Vendée, dejó más de 100 mil muertos entre los años 1793 y 1794.

Los revolucionarios no soportaban que la región católica no quisiera someterse a sus ideas y que no quisiera sumarse a las guerras que emprendieron contra Inglaterra, España, Holanda e Italia; y que además, hubiera organizado un muy buen ejército que estaba consagrado al Corazón de Jesús, en el que los soldados avanzaban rezando el rosario.

La crueldad de los revolucionarios incluyó ahogamientos masivos de mujeres, asesinatos de niños en hornos de pan, envenenamiento del agua de pueblos enteros; entre muchos otros horrores sufridos por los católicos en nombre de la revolución.

Incluso los revolucionarios usaban los cadáveres de los fallecidos para obtener grasa y piel, que se curtía en la localidad de Meudon.

Entre las muchas atrocidades sufridas por los católicos, está aquella en la que se aniquiló a un pueblo entero luego de envenenar sus aguas –algo que hicieron en muchos otros lugares– los revolucionarios reunieron a todos los sobrevivientes en una iglesia y se asesinó a punta de bayoneta a alrededor de 600 personas, luego de lo cual se procedió a destruir el templo.

Los escombros del lugar no se removieron hasta 1863 cuando se enterró a los cadáveres.

El genocidio contra los católicos ha sido ampliamente investigado por Alberto Bárcenas.

Su libro “La guerra de la Vendée” puede adquirirse AQUÍ.

También te puede interesar:

Benedicto XVI: Con el Cardenal Sarah la liturgia está en buenas manos https://t.co/PiNy87TsVa

— ACI Prensa (@aciprensa) 19 de mayo de 2017

Cardenal Sarah: Revolucionarios del género quieren destruir a la familia cristiana

ROMA, 18 Ago. 17 / 08:13 pm (ACI).- El Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos, advirtió que los nuevos revolucionarios de la ideología de género quieren destruir a la familia cristiana porque encarna “todo lo que odian”.

Así lo indicó el Cardenal originario de Guinea (África) en la Misa que presidió el domingo 13 de agosto por el 700 aniversario de las diócesis francesas de Lucon y Maillezais, según informa Famille Chrétienne.

“Hoy más que nunca los ideólogos de la revolución quieren aniquilar el lugar natural del don de sí, de la generosidad alegre y del amor. ¡Quiero hablar de la familia! La ideología de género, el desprecio de la fecundidad y de la fidelidad son los diversos lemas de esta revolución. Las familias se han convertido en los nuevos vandeanos a exterminar”.

El Cardenal lamentó que actualmente “se planifica metódicamente su desaparición, como sucedió en La Vendée. Estos revolucionarios se inquietan ante la generosidad de las familias numerosas. Se burlan de las familias cristianas porque ellas encarnan todo lo que odian”.

La Vendée es una región francesa en donde los partidarios de la Revolución de 1789 asesinaron a más de 100 mil católicos que se negaron a adherirse a ellos, y que sufrieron la muerte de maneras particularmente crueles entre los años 1793 y 1794.

El genocidio contra los católicos, que tenían un ejército consagrado al Corazón de Jesús, se conoce como “La Guerra de la Vandée”.

El Purpurado denunció que los revolucionarios de la ideología de género “están listos para lanzar sobre África las nuevas colonizaciones infernales para hacer presión sobre las familias e imponer la esterilización, el aborto y la anticoncepción. ¡África, como La Vendée, resistirá!”

“¡En todo lugar las familias cristianas deben ser las alegres puntas de lanza de una revuelta contra esta nueva dictadura del egoísmo! Ahora está en el corazón de cada familia, de cada cristiano, de todo hombre de buena voluntad, ¡que se levante una Vendée interior!”

La autoridad vaticana refirió que “el alma de los mártires” de La Vendée “nos envuelve en este lugar. ¿Qué nos dicen? ¿Qué nos transmiten? Para comenzar, el coraje”.

“¡Es tiempo, queridos hermanos, de volvernos contra el ateísmo práctico que asfixia nuestras vidas! Recemos en familia, pongamos a Dios en primer lugar. ¡Una familia que reza es una familia que vive! Un cristiano que no reza que no sabe darle su lugar a Dios en el silencio y la adoración, termina muriendo”.

El Cardenal Sarah resaltó que “los mártires vandeanos nos hacen aprender el sentido de la generosidad y del don gratuito de uno mismo. Solo el amor generoso, el don desinteresado de la vida puede vencer el odio hacia Dios y los hombres, que es el origen de toda revolución. Los vandeanos nos han enseñado a resistir a todas estas revoluciones”.

“Nos han mostrado que ante las colonizaciones infernales, como sucedió en los campos de exterminación nazi, ante los gulags comunistas, como ante la barbarie islamista, no hay más que una respuesta: el don de sí, de toda la vida. ¡Solo el amor vence ante los poderes de la muerte!”

El Purpurado africano exhortó a no dejar que “se ahogue en nosotros el don generoso y gratuito. Como los mártires de La Vendée veamos la fuente de su don en el corazón de Jesús”.

“¡Recemos para que una potente y alegre Vendée interior se eleve en la Iglesia y en el mundo!”, concluyó.

El genocidio contra los católicos de La Vendée

El genocidio perpetrado por los partidarios de la Revolución Francesa que devastó la región católica de La Vendée, dejó más de 100 mil muertos entre los años 1793 y 1794.

Los revolucionarios no soportaban que la región católica no quisiera someterse a sus ideas y que no quisiera sumarse a las guerras que emprendieron contra Inglaterra, España, Holanda e Italia; y que además, hubiera organizado un muy buen ejército que estaba consagrado al Corazón de Jesús, en el que los soldados avanzaban rezando el rosario.

La crueldad de los revolucionarios incluyó ahogamientos masivos de mujeres, asesinatos de niños en hornos de pan, envenenamiento del agua de pueblos enteros; entre muchos otros horrores sufridos por los católicos en nombre de la revolución.

Incluso los revolucionarios usaban los cadáveres de los fallecidos para obtener grasa y piel, que se curtía en la localidad de Meudon.

Entre las muchas atrocidades sufridas por los católicos, está aquella en la que se aniquiló a un pueblo entero luego de envenenar sus aguas –algo que hicieron en muchos otros lugares– los revolucionarios reunieron a todos los sobrevivientes en una iglesia y se asesinó a punta de bayoneta a alrededor de 600 personas, luego de lo cual se procedió a destruir el templo.

Los escombros del lugar no se removieron hasta 1863 cuando se enterró a los cadáveres.

El genocidio contra los católicos ha sido ampliamente investigado por Alberto Bárcenas.

Su libro “La guerra de la Vendée” puede adquirirse AQUÍ.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

Estos fueron los hallazgos de Santa Elena en Tierra Santa

REDACCIÓN CENTRAL, 18 Ago. 17 (ACI).- Dice la tradición que en el siglo IV Santa Elena, la madre del emperador Constantino, viajó hasta Tierra Santa para buscar la Santa Cruz.

Los obreros que la acompañaron realizaron excavaciones en el monte Calvario y la encontraron. Sin embargo, este no fue el único hallazgo de esta santa, sino que hubo otras reliquias relacionadas directamente con Jesucristo que mandó enviar a diversos lugares y que hoy se encuentran en lugares como Italia, España y Alemania.

La Santa Cruz

Escritores antiguos como San Crisóstomo y San Ambrosio narraron que, después de realizar muchas excavaciones, se encontraron tres cruces. Como no se podía distinguir cuál era la de Jesús, trajeron hasta el Monte Calvario a una mujer agonizante y al tocarla con dos de las cruces ella empeoró. Pero al tocarla con la tercera cruz, la enferma se recuperó instantáneamente.

Santa Elena, el entonces Obispo de Jerusalén Macario, y miles de fieles llevaron la cruz en procesión por las calles de la ciudad.

Actualmente en la ciudad de Caravaca de la Cruz, ubicada en Murcia (España), se conserva un fragmento del madero donde fue crucificado Jesús.

Otro fragmento de la Vera Cruz se encuentra en la ciudad de Alepo (Siria). Esta reliquia fue un obsequio a la Catedral del Niño Jesús de parte del fallecido Vicario Apostólico Emérito de Alepo, Mons. Giuseppe Nazzaro. Durante todos los viernes de Cuaresma, los fieles tienen la oportunidad de rezar el Vía Crucis con ella.

La Escalera Santa

Santa Elena mandó traer a Roma la Escalera Santa del palacio de Poncio Pilato en Jerusalén. Dice la tradición que Jesús subió por estos peldaños de mármol en Viernes Santo para ser juzgado y que derramó allí gotas de sangre.

Actualmente la Escalera Santa se conserva frente de la Basílica de San Juan de Letrán en Roma. En 1723 fue protegida con madera de nogal para preservarla de los desgastes ya que todos los días miles de peregrinos suben por ella de rodillas. En algunos peldaños se pueden apreciar a través de un cristal las gotas de sangre que derramó Cristo.

La Escalera Santa / Foto: Ximena Rondón (ACI Prensa)

En 1908 el Papa San Pío X concedió la indulgencia plenaria a todos los que asciendan devotamente la escalera, habiendo cumplido además con las condiciones de confesión sacramental, comunión eucarística y la oración por las intenciones del Santo Padre.

Los clavos de Jesús y el “Titulus Crucis”

Santa Elena también encontró los clavos que perforaron las manos y los pies de Cristo. Dice la tradición que para proteger a su hijo Constantino en las batallas, ella colocó uno de los clavos en su caballo y otro en su casco.

La santa también encontró el “Titulus Crucis”, la tablilla donde se leía “Jesús Nazareno Rey de los Judíos", y que fue colgada en la Cruz. Este último objeto fue llevado a Roma por el Papa San Gregorio Magno en el siglo VII.

Uno de los clavos y el "Titulus Crucis" / Foto: Ximena Rondón (ACI Prensa)

El “Titulus Crucis” y uno de los clavos se pueden venerar en la Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén. Se cree que los otros clavos están en el altar mayor de la Catedral de Milán, en la llamada Corona de Hierro que está en la Catedral de Monza (Italia) y otro en la Catedral de Colle di Val d´Elsa en la región italiana de Toscana.

La Santa Túnica

Dice la tradición que Santa Elena también consiguió en Jerusalén una parte de la túnica que utilizó Jesús antes de ser crucificado. Ella se la habría entregado al entonces Arzobispo de Tréveris (Alemania), San Agricio.

Esta reliquia se conserva en la Catedral de Tréveris.

La cuna de Jesús

De su viaje a Tierra Santa, la madre del emperador Constantino trajo consigo un fragmento de la cuna donde, según la tradición, reposó el Niño Jesús.

Esta reliquia se encuentra en la Basílica Santa María la Mayor en Roma.

Reliquias de los Reyes Magos

Según narra la Catedral de Colonia (Alemania) en su sitio web, Santa Elena encontró las reliquias de los Reyes de Magos en la ciudad de Saba, ubicada en la Península Arábiga, y las llevó hasta Constantinopla (hoy Estambul), que en ese entonces era la capital del Imperio Romano.

Años más tarde fueron entregadas como obsequio a San Eustorgio, Obispo de Milán (Italia) y en el siglo XII el emperador Federico Barbarroja se las llevó a la Catedral de Colonia, donde permanecen hasta la fecha.

El Santo Sepulcro

En el siglo IV, Santa Elena descubrió e identificó la tumba donde, según la tradición,  fue enterrado Jesucristo.  

Tras el hallazgo, el emperador Constantino mandó a construir la Iglesia del Santo Sepulcro.

También te puede interesar:

Conozca las 3 reliquias de la Pasión de Cristo que se conservan en España https://t.co/z4fEJvNOXM

— ACI Prensa (@aciprensa) 11 de abril de 2017

Estos fueron los hallazgos de Santa Elena en Tierra Santa

REDACCIÓN CENTRAL, 18 Ago. 17 / 07:01 pm (ACI).- Dice la tradición que en el siglo IV Santa Elena, la madre del emperador Constantino, viajó hasta Tierra Santa para buscar la Santa Cruz.

Los obreros que la acompañaron realizaron excavaciones en el monte Calvario y la encontraron. Sin embargo, este no fue el único hallazgo de esta santa, sino que hubo otras reliquias relacionadas directamente con Jesucristo que mandó enviar a diversos lugares y que hoy se encuentran en lugares como Italia, España y Alemania.

La Santa Cruz

Escritores antiguos como San Crisóstomo y San Ambrosio narraron que, después de realizar muchas excavaciones, se encontraron tres cruces. Como no se podía distinguir cuál era la de Jesús, trajeron hasta el Monte Calvario a una mujer agonizante y al tocarla con dos de las cruces ella empeoró. Pero al tocarla con la tercera cruz, la enferma se recuperó instantáneamente.

Santa Elena, el entonces Obispo de Jerusalén Macario, y miles de fieles llevaron la cruz en procesión por las calles de la ciudad.

Actualmente en la ciudad de Caravaca de la Cruz, ubicada en Murcia (España), se conserva un fragmento del madero donde fue crucificado Jesús.

Otro fragmento de la Vera Cruz se encuentra en la ciudad de Alepo (Siria). Esta reliquia fue un obsequio a la Catedral del Niño Jesús de parte del fallecido Vicario Apostólico Emérito de Alepo, Mons. Giuseppe Nazzaro. Durante todos los viernes de Cuaresma, los fieles tienen la oportunidad de rezar el Vía Crucis con ella.

La Escalera Santa

Santa Elena mandó traer a Roma la Escalera Santa del palacio de Poncio Pilato en Jerusalén. Dice la tradición que Jesús subió por estos peldaños de mármol en Viernes Santo para ser juzgado y que derramó allí gotas de sangre.

Actualmente la Escalera Santa se conserva frente de la Basílica de San Juan de Letrán en Roma. En 1723 fue protegida con madera de nogal para preservarla de los desgastes ya que todos los días miles de peregrinos suben por ella de rodillas. En algunos peldaños se pueden apreciar a través de un cristal las gotas de sangre que derramó Cristo.

La Escalera Santa / Foto: Ximena Rondón (ACI Prensa)

En 1908 el Papa San Pío X concedió la indulgencia plenaria a todos los que asciendan devotamente la escalera, habiendo cumplido además con las condiciones de confesión sacramental, comunión eucarística y la oración por las intenciones del Santo Padre.

Los clavos de Jesús y el “Titulus Crucis”

Santa Elena también encontró los clavos que perforaron las manos y los pies de Cristo. Dice la tradición que para proteger a su hijo Constantino en las batallas, ella colocó uno de los clavos en su caballo y otro en su casco.

La santa también encontró el “Titulus Crucis”, la tablilla donde se leía “Jesús Nazareno Rey de los Judíos", y que fue colgada en la Cruz. Este último objeto fue llevado a Roma por el Papa San Gregorio Magno en el siglo VII.

Uno de los clavos y el "Titulus Crucis" / Foto: Ximena Rondón (ACI Prensa)

El “Titulus Crucis” y uno de los clavos se pueden venerar en la Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén. Se cree que los otros clavos están en el altar mayor de la Catedral de Milán, en la llamada Corona de Hierro que está en la Catedral de Monza (Italia) y otro en la Catedral de Colle di Val d´Elsa en la región italiana de Toscana.

La Santa Túnica

Dice la tradición que Santa Elena también consiguió en Jerusalén una parte de la túnica que utilizó Jesús antes de ser crucificado. Ella se la habría entregado al entonces Arzobispo de Tréveris (Alemania), San Agricio.

Esta reliquia se conserva en la Catedral de Tréveris.

La cuna de Jesús

De su viaje a Tierra Santa, la madre del emperador Constantino trajo consigo un fragmento de la cuna donde, según la tradición, reposó el Niño Jesús.

Esta reliquia se encuentra en la Basílica Santa María la Mayor en Roma.

Reliquias de los Reyes Magos

Según narra la Catedral de Colonia (Alemania) en su sitio web, Santa Elena encontró las reliquias de los Reyes de Magos en la ciudad de Saba, ubicada en la Península Arábiga, y las llevó hasta Constantinopla (hoy Estambul), que en ese entonces era la capital del Imperio Romano.

Años más tarde fueron entregadas como obsequio a San Eustorgio, Obispo de Milán (Italia) y en el siglo XII el emperador Federico Barbarroja se las llevó a la Catedral de Colonia, donde permanecen hasta la fecha.

El Santo Sepulcro

En el siglo IV, Santa Elena descubrió e identificó la tumba donde, según la tradición,  fue enterrado Jesucristo.  

Tras el hallazgo, el emperador Constantino mandó a construir la Iglesia del Santo Sepulcro.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

Perú: Obispos piden solucionar huelga de profesores a través del diálogo

LIMA, 18 Ago. 17 / 06:19 pm (ACI).- La Conferencia Episcopal Peruana (CEP), hizo un llamado a solucionar con el diálogo y no con la violencia las huelgas de maestros y de enfermeras, la primera de las cuales ya tiene más de dos meses y hace peligrar el año escolar.

“Permítannos recordarles que el camino para la solución de los problemas no está fuera de las propias mesas de diálogo, hecho con sinceridad, en un clima de hermandad que descarte la violencia y bajo la claridad del respeto y la preocupación por los que resultan más afectados”, expresaron los obispos en un comunicado emitido este 18 de agosto.

Desde el 15 de junio el Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski enfrenta una huelga de maestros que tras iniciarse en la región Cusco, se extendió a otras 12 regiones de las 25 que tiene el Perú.

Entre los reclamos está el aumento de salarios, el aumento del presupuesto del sector Educación, así como la derogación de la Ley de Reforma Magisterial.

La ministra de Educación, Marilú Martens, aseguró que en varios lugares los profesores ya estaban retornando a las aulas y que se aplicarán sanciones a aquellos que no lo hicieran.

Sin embargo, el pasado 16 de agosto se registró un violento enfrentamiento entre profesores y policías en el centro de Lima.

Sin bien la huelga de maestros es la más fuerte que enfrenta el Gobierno, desde el 7 de agosto se lleva a cabo también un paro indefinido de enfermeras. También se declararon en paro los médicos legistas.

Por su parte, el pasado 9 de agosto la Federación Médica Peruana levantó la huelga que mantuvo por más de 30 días.

Ante esto, los obispos emitieron un comunicado en el que afirmaron que “hemos podido oír y acompañar a lo largo de estas últimas semanas las voces de los profesores, de los médicos y de las enfermeras que expresan sus necesidades y reclamos en aras al bienestar de sus familias e instituciones”.

Indicaron que “comprendemos las exigencias de los profesores, médicos y enfermeras, cuando expresan reclamos justos. Comprendemos también la necesidad de considerar y respetar los derechos a la tranquilidad, a la educación y a la salud de todos los peruanos, especialmente de los más frágiles y débiles”.

“Recordamos que la educación y la salud son derechos humanos fundamentales e impostergables. La educación de nuestros niños y jóvenes, así como la atención al enfermo, no es solo un compromiso del Estado sino un deber de quien debe enseñar y de quien debe cuidar la salud, ya que la persona humana es el fin supremo de nuestra Sociedad”, añadieron.

En ese sentido, afirmaron que valoran “los esfuerzos de diálogo que ha manifestado el Gobierno, desde el nivel más alto. Estos esfuerzos para oír a los demás, en sus anhelos y expectativas, puede ampliarse respetando el Estado de Derecho y las normas de una vida democrática”.

La CEP recordó que la Iglesia enseña que se debe buscar siempre el bien común. “‘El bien común exige ser servido plenamente, no según visiones reductivas subordinadas a las ventajas que cada uno puede obtener, sino en base a una lógica que asume en toda su amplitud la correlativa responsabilidad’, sobre todo hacia el futuro de nuestro pueblo”, señalaron, citando la Doctrina Social de la Iglesia.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

Escultura del Papa hecha con materiales reciclables sorprende a Colombia

BOGOTÁ, 18 Ago. 17 / 05:24 pm (ACI).- Un hombre elaboró con material reciclable una simpática escultura que representa al Papa Francisco, y que llegará a Bogotá el 6 de septiembre, el mismo día en que el Pontífice pisará tierra colombiana.

Esta obra fue elaborada por Israel Rodríguez, un artesano originario de la localidad de Paipa, ubicada en el departamento de Boyacá y que está a unos 181 kilómetros de Bogotá.

La escultura mide cuatro metros de altura y representa al Pontífice vestido de blanco, sentado y con un rosario dorado entre los dedos.

Rodríguez dijo a Noticias Caracol que inicialmente elaboró la cabeza, pero “al ver el resultado que poco a poco fuimos logrando y del gusto de la gente, como la felicidad, entonces optamos por buscar recursos, arañando con las manos, para elaborar el cuerpo”.

Esta réplica del Santo Padre fue construida con cemento, cal industrial, yeso, madera, varilla y tela de satín. El artesano comentó que tuvo que ir casa por casa para conseguir que la gente le donara estos materiales reciclados.

Rodríguez también elaboró un “papamóvil”, donde colocará la escultura, que tiene cinco metros de largo y 1,70 metros de ancho.

Con ayuda de la policía local, la imagen comenzará una breve “peregrinación” el 26 de agosto en la localidad de Tutazá y recorrerá diversas ciudades del departamento de Boyacá y proseguirá hasta llegar a Bogotá el 6 de septiembre.

El artesano manifestó a Noticias Caracol que el objetivo del recorrido de esta imagen es promover la visita del Santo Padre a Colombia.

En Bogotá la escultura será colocada en el Parque Simón Bolívar para que la gente pueda admirarla. Su autor manifestó que su sueño es que la vea el Papa Francisco, quien estará en Colombia del 6 al 11 de septiembre.

También te puede interesar:

Etiquetas: Colombia, Papa Francisco, Arte, artesanos, Escultura, Viaje del Papa Francisco a Colombia

Let's block ads! (Why?)