viernes, 25 de octubre de 2013

Obispo alienta esperanza y diálogo ante violencia en Argentina



Mons. D'Annibale (foto AICA)


Mons. D'Annibale (foto AICA)



BUENOS AIRES, 25 Oct. 13 / 12:10 pm (ACI ).- El Obispo de Río Gallegos, Mons. Miguel Ángel D’Annibale, pidió mantener la esperanza activa y abogó por el diálogo, el encuentro y la búsqueda de soluciones con respeto y trabajo conjunto luego de una serie de hechos de violencia que conmovieron a esta capital.


El Prelado reconoció que existe desazón en gran parte de la sociedad, aunque resaltó que Río Gallegos "no es sinónimo de violencia", ya que hay mucha gente "que sigue trabajando para hacer el bien".


En momentos en que se suceden hechos que conmocionan a la sociedad de Río Gallegos, el obispo brindó una palabra "especialmente de aliento" a la ciudadanía, al tiempo que repudió la violencia como forma de reclamo.


El viernes pasado, cuando ocurrió la quema del edificio de la Función Pública, el Obispo se encontraba en la zona norte. "Apenas llegué a Río Gallegos vi todas las imágenes de lo ocurrido", expresó en una entrevista radial por LU 12, y reconoció que el sentimiento que imperaba era la "desazón" e "impotencia" por lo ocurrido.


"Debemos repudiar esto. No estamos en contra de los reclamos o de que se pidan cosas, pero no así, porque se han destruido cosas de mucho valor" señaló en declaraciones al programa El Espiral por LU 12 Radio Río Gallegos.


En ese sentido, observó que como pastor de la Iglesia pretende "alentar a la gente de bien, a todos aquellos que buscan hacer el bien y trabajan para ello, por el bien de esta ciudad, de esta provincia y de este país".


"No es por estos métodos violentos, no es por este camino que se logran las cosas", indicó el Prelado y agregó: "a pesar de esta desazón que nos llega, no hay que bajar los brazos. Debemos seguir trabajando y apostando por el diálogo, por el encuentro, por la búsqueda de las soluciones con respeto, con el trabajo conjunto".


Sobre los acontecimientos, que terminaron con la pérdida de archivos valiosos para la administración pública, el Obispo llamó a seguir el modelo de la Iglesia, e instó a los que destrozaron el inmueble al arrepentimiento y el cambio de vida.


"Es cierto que existen límites y que últimamente estos se van traspasando. Uno no tiene que acostumbrarse a esto y tratar de animar para que aquellos que queremos un camino distinto, para que no bajemos los brazos. Y, por lo menos desde la Iglesia, ayudar a la conversión para ayudar a que la gente cambie. Que la gente reclame, pero que sean reclamos legítimos, bien encaminados, sin destruir las cosas".


Finalmente puso a disposición los archivos de la Iglesia: "Seguro haya datos que puedan servir para reconstruir lo que se perdió". También propuso trabajar en red para reconstruir lo perdido: "sería una actitud esperanzadora para nuestra ciudad, no podremos recuperar todo, pero quizás parte de esa documentación y de esta manera sumar a no generar más desazón sino a generar esperanza en nuestra sociedad".


Etiquetas: Argentina, obispos, violencia, Iglesia en Argentina



No hay comentarios.:

Publicar un comentario