miércoles, 29 de enero de 2014

Avalancha de cartas para el Papa Francisco desborda oficina de correos del Vaticano



Foto ACI Prensa


Foto ACI Prensa



ROMA, 29 Ene. 14 / 05:12 pm (ACI/EWTN Noticias ).- La Oficina de Correspondencia del Papa Francisco no da abasto con los miles de mensajes que cada semana, llegan repartidos en treinta sacos repletos de cartas, paquetes, dibujos y objetos, procedentes de todas partes del mundo y dirigidos al Santo Padre.


El programa semanal “Vatican Magazine”, del Centro Televisivo Vaticano, recoge esta semana una entrevista con Mons. Giuliano Gallorini, Sor Anna y otras dos señoras, los componentes de un pequeño equipo que gestionan la correspondencia escrita al Papa.


“Las peticiones son sobretodo de consuelo y oración. Muchas se refieren a las dificultades, sobre todo enfermedades… Piden oraciones para los niños, y describiendo también situaciones de dificultad económica. Se busca sentir la cercanía del Papa que recoge su sufrimiento, y su malestar, y que se hace su compañero en la oración”, explican.


El primer paso para gestionar el correo es la selección por idiomas, después las cartas se abren y se leen, ya que el Papa Francisco por sí solo no podría hacer frente a tal número de correspondencia.


Anteriormente, el Papa ha dado unas directrices para el proceso de selección, en el que se clasifican las cartas que suponen un sencillo saludo de aquellas que buscan en él un consejo espiritual.


Los mensajes que llegan al escritorio del Papa “son los casos más delicados, como los que se refieren a problemas de consciencia”, refieren.


En esos casos el equipo de correos pasa los mensajes a los secretarios del Pontífice para que el Papa los lea directamente. “Sin duda los lee, los firma, y nos explica cómo debemos responder”, afirman.


Respecto al resto de cartas y en la medida de lo posible, el equipo dirige las peticiones a las oficinas correspondientes. Por ejemplo en el caso de problemas económicos, se traspasan a las Cáritas diocesanas, para que puedan verificar y operar inmediatamente en auxilio de la persona en cuestión.


Se trata de una labor que requiere sensibilidad e intelecto, como señala Mons. Gallorini “leer estas cartas más que con la mente, con el corazón, compartir sus sufrimientos y buscar de encontrar las palabras adaptas para expresar lo que el Papa quiere realmente que se exprese: la cercanía, el compartir… Por lo demás, el Papa siempre ha dicho que el pastor debe vivir con su rebaño, con las ovejas. Sentir y vivir la experiencia con los demás”.


Protegiendo en todo momento los datos personales de los remitentes, los responsables señalaran también que al Vaticano llegan historias de todo tipo. Desde aquél que se encuentra en una encrucijada personal de su vida y que pide consejo, hasta un poema, o una bufanda tejida a mano.


Lleguen o no al escritorio del Papa, todas las cartas reciben una respuesta y un agradecimiento en nombre del Papa Francisco.


Etiquetas: Vaticano, Papa Francisco, Correo, Cartas



No hay comentarios.:

Publicar un comentario