lunes, 28 de abril de 2014

Papa Francisco a los jóvenes: ¿Cuál es tu actitud frente al encuentro con Cristo?



Papa Francisco. Foto: ACI Prensa


Papa Francisco. Foto: ACI Prensa



BUENOS AIRES, 28 Abr. 14 / 11:11 am (ACI/EWTN Noticias ).- El Papa Francisco envió el sábado un video mensaje a los 10.000 jóvenes que participaron en la Jornada Regional de la Juventud en Buenos Aires (Argentina), para llamarlos a preguntarse cuál es su actitud frente al encuentro con Cristo y a alentarlos a confiar en la misericordia de Dios, que “aprovecha nuestros fracasos para hablarnos al corazón”.


“¿Vos quién sos?, ¿El entusiasta, como los apóstoles primero, antes de iniciar el camino?, ¿El que quiere seguir a Jesús porque le gusta pero está atornillado con tantas cosas que lo atan y no lo puede seguir, como el joven rico a la mundanidad, a tantas cosas?, ¿Cómo aquél que se gastó toda la herencia de su padre, pero que se animó a volver y está sintiendo en este momento el abrazo de la misericordia?, ¿O estás muerto? Si estás muerto, sabé que la Madre Iglesia está llorando por vos, y Jesús es capaz de resucitarte. Decime, ¿quién sos vos? Decítelo a vos mismo y eso te va a dar fuerza”, expresó el Papa a los jóvenes.


“Quiero acompañarlos un instante en esta jornada, en esta Pascua de la Juventud.


Estaba pensando mientras bajaba a hacer esta grabación, qué les iba a decir. ‘Que hagan lío’ ya se los dije. ‘Que no le tengan miedo a nada’ ya se los dije. ‘Que sean libres’ ya se los dije”, recordó Francisco.


“Entonces –dijo- me vino a la mente la figura de algunos jóvenes del Evangelio. Algunos jóvenes que se cruzaron con Jesús o de los cuales habló Jesús. Quizás pueda ayudar. Si les sirve, lo asumen, si no les sirve, lo tiran”.


El Santo Padre señaló que entre los apóstoles unos eran jóvenes como Juan, que “era un muchachito. Y quedaron conmovidos por la figura de Jesús, entusiasmados, con ese estupor que produce cuando uno se encuentra con Jesús. Y van corriendo y le dicen a los amigos: ¡Encontramos al Mesías! ¡Encontramos a aquél del que hablan los profetas!”.


Sin embargo, recordó, después flaquearon, pues “Pedro lo negó, Judas lo traicionó” y, los demás se escaparon. “Es decir, después viene la lucha por ser fieles a ese encuentro”.


Luego se refirió al joven rico que tenía una vida intachable, “un muchacho bueno”, pero que se va triste cuando Jesús le invita a dar todo lo que tiene e ir con Él a predicar el Evangelio". “Se fue triste porque tenía mucha guita y no se animó a dejarla por Jesús (…). Los primeros estaban con su alegría, con esa hermosa alegría que daba el encuentro con Jesús. Éste se fue con su tristeza”, señaló.


En su mensaje Francisco también recordó al hijo pródigo, “que se quiso pasar de vivo, que quiso escribir su vida, que quiso patear el tablero de la disciplina paterna, y enfrentó a su padre y le dijo: ‘dame lo que me toca, que me voy’”.


“Y éste, que había tenido mucha plata, que le había sacado a su padre de la herencia, que había sabido lo que era estar en los mejores hoteles y en las mejores fiestas, se había pasado la gran vida, conoció una cosa que nunca antes había conocido: hambre. Pero Dios es muy bueno. Dios aprovecha nuestros fracasos para hablarnos al corazón. No le dijo Dios a este joven: ‘sos un fracasado, mirá lo que hiciste’. Lo hizo razonar”, afirmó.


El Papa explicó que el joven “entró dentro de sí”, se preguntó que hacía con su vida y decidió volver a la casa de su padre.


“La gran sorpresa que se pegó es que el padre lo estaba esperando, ¡desde hacía años! El Evangelio dice que lo vio venir de lejos, porque el viejo subía todas las tardes a la terraza a ver si el chico venía. Y el padre lo abrazó y el padre le hizo fiesta. Y este gran pecador; este gran despilfarrador de lo que había ganado su padre se encontró con algo que nunca había hecho consciente: el abrazo de la misericordia”.


Finalmente, el Papa recordó al joven muerto que Cristo encontró “a la salida de la ciudad de Naím, cuando lo iban a enterrar: hijo único de madre viuda. Jesús se compadeció de la madre, no del pibe. Pero el pibe, gracias a la madre, tuvo el milagro y lo resucitó”.


Entonces, Francisco preguntó “¿vos quién sos?, ¿El entusiasta, como los apóstoles primero, antes de iniciar el camino?, ¿El que quiere seguir a Jesús porque le gusta pero está atornillado con tantas cosas que lo atan y no lo puede seguir, como el joven rico a la mundanidad, a tantas cosas?, ¿Cómo aquél que se gastó toda la herencia de su padre, pero que se animó a volver y está sintiendo en este momento el abrazo de la misericordia?, ¿O estás muerto? Si estás muerto, sabé que la Madre Iglesia está llorando por vos, y Jesús es capaz de resucitarte. Decime, ¿quién sos vos? Decítelo a vos mismo y eso te va a dar fuerza”.


Etiquetas: Vaticano, jóvenes, Papa Francisco



No hay comentarios.:

Publicar un comentario