miércoles, 28 de mayo de 2014

En mensaje a la OIT, Papa Francisco condena el dinero a costa de la esclavitud



Imagen referencial. Foto: Albert Backer (CC-BY-SA-3.0)


Imagen referencial. Foto: Albert Backer (CC-BY-SA-3.0)



VATICANO, 28 May. 14 / 08:03 pm (ACI/EWTN Noticias ).- “Es inaceptable que en nuestro mundo, el trabajo hecho por los esclavos, sea moneda de uso corriente ¡No se puede seguir así!”, exclamó el Papa Francisco en el mensaje enviado al director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, en el que exhortó a los países miembros a unir esfuerzos para terminar con la trata de personas, un horror que reduce a sus víctimas al estado de esclavitud.


El Santo Padre dirigió este mensaje en el marco de la 103 sesión de la Conferencia de este organismo en Ginebra (Suiza), que se realiza hasta el 12 de junio de 2014 bajo el tema “'Construir un futuro con trabajo decente”, y en el que los trabajadores, empresarios y gobiernos de los 185 estados miembros discutirán sobre migración, políticas para el empleo, estrategias contra la informalidad y fortalecimiento de la convención sobre el trabajo forzoso.


''Esta Conferencia se reúne en un momento crucial de la historia económica y social, que plantea retos a todo el mundo. El desempleo está expandiendo trágicamente las fronteras de la pobreza y este hecho puede ser particularmente descorazonador para los jóvenes que podrían fácilmente desmoralizarse, perder el sentido de su valor y sentirse ajenos a la sociedad'', expresó el Papa.


A este problema, señaló, se une el de la migración. “Ya el notable número de hombres y mujeres obligados a buscar trabajo fuera de su patria es fuente de preocupación. A pesar de su esperanza en un futuro mejor, con frecuencia encuentran incomprensión y exclusión, por no hablar de cuando su experiencia es la de tragedias y desastres”. Francisco indicó que estas personas a menudo no hallan “un trabajo decente y se convierten en víctimas de una determinada ‘globalización de la indiferencia’. Su situación les expone a ulteriores peligros, como el horror de la trata de seres humanos, el trabajo forzoso y la reducción en esclavitud”.


“La trata de seres humanos es un azote, un crimen contra toda la humanidad. Ha llegado el momento de aunar las fuerzas y de trabajar juntos para liberar a las víctimas de ese tráfico y para desarraigar ese crimen que nos atañe a todos, desde las familias a toda la comunidad mundial”, expresó.


En ese sentido, dijo que es hora de reforzar ''las formas de cooperación y de establecer nuevos caminos para incrementar la solidaridad. Para ello es necesario un compromiso renovado en favor de la dignidad de cada persona; mayor decisión para cumplir las normas internacionales del trabajo”, así como “la planificación de un desarrollo centrado en la persona como protagonista y beneficiaria principal”.


Asimismo, indicó, se requiere de “una evaluación nueva de las responsabilidades de las multinacionales en los países donde actúan, incluyendo los sectores de la gestión de los beneficios y de la inversión y un esfuerzo coordinado para impulsar a los gobiernos a facilitar los viajes de los emigrantes en beneficio de todos, eliminando de esa forma la trata de seres humanos y las condiciones peligrosas de transporte”.


“La definición de los futuros objetivos de desarrollo sostenible facilitará la cooperación eficaz en estos sectores”, señaló.


En su mensaje, Francisco afirmó que la Doctrina Social de la Iglesia “apoya las iniciativas de la OIT centradas en la promoción de la persona y en la dignidad del trabajo”.


En ese sentido, alentó a sus miembros a ''enfrentar los retos del mundo actual permaneciendo fieles a esos nobles objetivos''. “Invoco la bendición de Dios sobre todo lo que hacen para defender e incrementar la dignidad del trabajo para el bien común de la familia humana'', concluyó.


Etiquetas: Papa Francisco, Vaticano, Trabajo, Esclavitud



No hay comentarios.:

Publicar un comentario