jueves, 31 de julio de 2014

“Somos buscadores y más específicamente buscadores de Dios”, afirma Mons. Rubén Frassia



Mons. Rubén Frassia. Foto: AICA


Mons. Rubén Frassia. Foto: AICA



BUENOS AIRES, 31 Jul. 14 / 07:07 pm (ACI/EWTN Noticias ).- El Obispo argentino de Avellaneda-Lanús, Mons. Rubén Frassia, expresó que en la vida “todos tenemos que ser buscadores” de Dios y que “nuestra motivación tiene que ser siempre algo que está por encima” porque si no surge la depresión.


En su programa radial “Compartiendo el Evangelio” del 27 de julio, el Prelado hizo alusión a las parábolas del tesoro escondido, la perla fina, la abundancia de los peces, que se refieren al Reino de Dios que está cercano.


“En la vida todos tenemos que saber que somos buscadores… nuestra motivación tiene que ser siempre algo que está por encima y más allá de nosotros. Sería muy triste que no tuviéramos motivación ya que cuando no hay motivación surge la depresión. Por eso somos buscadores y más específicamente buscadores de Dios”, enfatizó.


Del mismo modo, Mons. Frassia resaltó que la búsqueda debe estar en Dios, la verdad, el amor “porque es algo que ya ha iniciado, algo que ya está pero que también tenemos que seguir buscando”. Tal como lo dijera una vez San Agustín, mencionó, “dices que tienes a Dios y no lo buscas, búscalo porque no lo tienes; dices que no lo tienes y lo buscas, sigue buscándolo porque ya lo tienes”.


Más adelante, citó al documento de la Lumen Gentium del Vaticano II en el que se dice que “la Iglesia es germen e inicio del Reino”. No obstante, se trata de un Reino que se debe seguir buscando, histórica y sociológicamente, porque en él “vivimos y nos movemos con falencias, fragilidades, límites en los demás y en nosotros mismos”


“Por eso estamos siempre en camino, un camino que nos lleva a la fidelidad, que es capaz de encarnar, capaz de construir y saber que esto es para todos”, añadió.


Luego invitó a preguntarse si Dios es el tesoro de nuestra vida o si Dios es “una cosa” nomás porque si es “una cosa” vamos a vivir despreciando, superficializando, sin motivaciones.


“Pero si Dios es todo vamos a concretar en cada cosa, en cada trato, en cada vínculo y relación interpersonal aquello de que “la Iglesia es germen e inicio del Reino” que ya comenzó pero que tenemos que seguir buscando”, destacó.


Por último, recordó que “el que se ha encontrado a sí mismo compromete toda su vida, se involucra y no vive como antes, vive de otra manera”.


“Falta calidad de encuentro para tener cumplimiento en la misión. Pensemos que todos nosotros tenemos que volver a encontrar la motivación, el sentido, la vocación y la misión que tenemos que vivir, desarrollar y comunicar”, puntualizó.


La reflexión completa puede leerse en http://ift.tt/1rUPIRu


Etiquetas: Argentina, Iglesia Católica, Obispos de Argentina, Iglesia en Argentina




No hay comentarios.:

Publicar un comentario