martes, 19 de agosto de 2014

Arzobispo: El amor, junto a una auténtica alegría, es la mejor docencia para un niño


Arzobispo: El amor, junto a una auténtica alegría, es la mejor docencia para un niño


BUENOS AIRES, 19 Ago. 14 / 11:41 am (ACI/EWTN Noticias ).- En referencia al día del Niño celebrado recientemente, el Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz (Argentina), Mons. José Arancedo, expresó que “el amor, junto a una auténtica alegría, es la mejor docencia para un niño”.


“La fuente de esta alegría no está en lo que él significa para mí, sino en el reconocimiento de su existencia. No se trata de algo que me satisface, sino de alguien que, en su autonomía y libertad, vive un presente, pero sobre todo tiene un futuro”, añadió.


Este año, el día del niño se celebró en Argentina el domingo 10 de agosto. En este sentido, Mons. Arancedo expresó algunas reflexiones.


“Esto nos exige un cierto olvido de nuestras preocupaciones para alegrarnos por su presencia. ¡Qué triste es para un niño crecer en un espacio en el que nota la falta de alegría! La alegría es para el niño un signo de esperanza en su vida, porque el futuro siempre tiene para él algo de incierto. El amor, junto a una auténtica alegría, es la mejor docencia para un niño”.


Del mismo modo, afirmó que cada niño es un regalo que nos ha sido dado, lo cual no disminuye el rol de los padres, sino que hace tomar consciencia de la misión.


“Cuando nos sentimos dueños de la vida y, sin quererlo ni pensarlo, pasamos a ocupar el lugar de Dios, la conciencia de gratitud y de responsabilidad pierde un aspecto de trascendencia respecto a la vida del niño. Desde la fe cada niño, en cuanto hijo de Dios, es alguien único y personal con una vocación propia y una apertura espiritual”.


Asimismo, el Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz llamó a la reflexión y al compromiso sobre la vida de los niños que son víctimas de diversas agresiones que debilitan su presente y comprometen su futuro.


“Me refiero a los malos tratos, la marginalidad y el delito de la droga, que tanto daño está haciendo. De esta triste e injusta realidad somos responsables los adultos”, enfatizó.


Por otro lado, destacó y agradeció el testimonio de tantas personas e instituciones que trabajan al servicio de la niñez en situación de riesgo.


“Es cierto que hay una responsabilidad mayor de parte del Estado, pero es cierto, también, que nos podemos acostumbrar a convivir con una realidad que va adormeciendo nuestra sensibilidad y responsabilidad social”.


En este sentido, recordó que el acostumbrarse es un comportamiento que aísla en aparentes seguridades y que “hace perder la conciencia de ser parte activa de una sociedad que depende de nosotros y a la que debemos mejorar”.


“Elevar las condiciones morales de la vida social es un tema político, ciertamente, pero que debe tener su voz y exigencia en todos los ciudadanos. Esto entiendo que debería formar parte, también, de una madura y responsable celebración del Día del Niño”, concluyó.


La reflexión completa se encuentra en: http://ift.tt/1n6Cies


Etiquetas: Niños, Familia, Matrimonio, vida y familia, Amor




No hay comentarios.:

Publicar un comentario