jueves, 23 de junio de 2016

Nuncio que sobrevivió a atentado en Siria: Esperamos que pronto haya paz

ROMA, 23 Jun. 16 (ACI).- El Nuncio Apostólico en Siria, Mons. Mario Zenari, que sobreviviera a un atentado en su domicilio en noviembre de 2015, lamentó la “situación verdaderamente catastrófica” que se vive en el país y expresó su deseo de que “pronto podamos ver la paz”.

Entrevistado el 20 de junio en Roma por Elda Masini, en coordinación con el P. Sergio Angel Galindo Pérez, para el semanario Ángelus de la Arquidiócesis de Puebla (México), Mons. Zenari recordó que en noviembre del año pasado, alrededor de las 6:30 a.m. sintió una explosión muy fuerte en su vivienda de Alepo, Siria.

El Nuncio alcanzó a protegerse bajo su cama. Un colaborador suyo llegó poco después y le informó que alguien había lanzado un aparato explosivo a su terraza, donde él solía ir a rezar cada mañana.

Para Mons. Zenari, estaba claro que la mano de Dios lo había salvado de una violenta muerte.

La situación en Siria, indicó, ha sido “definida varias veces por las Naciones Unidas y otras asociaciones humanitarias como una situación verdaderamente catastrófica”.

“Basta pensar en el número de personas que tienen necesidad de asistencia cada día, personas que esperan en algunos lugares desde hace 4 años la ayuda humanitaria que no puede llegar a causa del mismo conflicto”.

El Nuncio indicó que la guerra entre el gobierno y grupos rebeldes, entre los que figuran elementos vinculados a Al Qaeda y el propio Estado Islámico, “comenzó hace unos cinco años, y a mi parecer se trata de la más grande catástrofe humanitaria después de la Segunda Guerra Mundial”.

“Los acuerdos internacionales no son respetados, las víctimas podrían llegar a medio millón, mientras que serían unos dos millones de heridos”, dijo.

Al referirse a los sirios que tuvieron que abandonar el país, indicó que “cerca de 4 millones y medio se han refugiado en países vecinos y otros en Europa y algunos incluso han tenido que emigrar a Sudamérica”.

“En cuanto a los cristianos”, indicó, tras la II Guerra Mundial el porcentaje que habitaba Siria “era de un 36%”. “Con el paso de los años, se disminuyó hasta antes del conflicto, en que se calculaba un porcentaje del 6%. Ahora con la guerra se ha quedado solo la mitad a habitar en Siria, solo queda un 2 o 3% de cristianos, lamentablemente”.

Mons. Zenari lamentó que “muchos cristianos que ahora viven como refugiados en otros países, han afirmado que no volverán a su hogar porque se sentirían discriminados”.

El Nuncio también alentó a recibir a los refugiados que huyen de la violencia en Medio Oriente. “Los refugiados son personas como todos, pero a ellos la guerra les ha quitado casa, trabajo, familia y amigos”.

“Sus historias y sus rostros nos llaman a renovar el empeño para construir la paz en la justicia. Por ello queremos estar con ellos, encontrarlos, acogerlos, escucharlos, de modo de convertirnos juntos en ‘artesanos de la paz’, según la voluntad de Dios”.

Mons. Zenari subrayó la necesidad de que “las Naciones Unidas y las grandes potencias intervengan en el origen mismo del conflicto. Pero también hace falta atender la dura situación de los refugiados por la guerra y considerarlos como verdaderos hermanos”.

“Millones de familias refugiadas de muchos países y de diferentes profesiones religiosas viven historias dramáticas y heridas que difícilmente podrán ser curadas”, dijo, al tiempo que alentó a estar “cerca de ellos, compartiendo sus miedos e incertidumbres por el futuro y aliviando sus sufrimientos” de forma concreta.

En medio de la violencia de grupos extremistas musulmanes, entre ellos el Estado Islámico, “gracias a Dios en gran parte de Siria aún hay posibilidad de celebrar la fe y hay algunas iglesias abiertas”, dijo.

“Por otro lado, tenemos tres parroquias en lugares muy difíciles que están aún bajo el control de los yihadistas pero donde todavía dejan celebrar el culto. Sin embargo, también hay lugares hacia el este del país donde los cristianos han tenido que escapar”.

Los niños y la esperanza

Para Mons. Zenari, entre las cosas más dolorosas y terribles que ha visto debido a la violencia en Siria se encuentra “el sufrimiento de los niños”.

“De los cerca de 400.000 víctimas que hoy se cuentan, unos 14.000 son niños que murieron a causa de las bombas, en el fuego cruzado. Y hablamos de niños y menores de edad y esto es causa de un gran sufrimiento”.

El Nuncio en Siria recordó que ha visto “algunos niños con las piernas amputadas, o que han perdido un ojo, los he visto por tierra amputados o heridos por esquirlas y esto es, como ya dije, muy doloroso, ver el sufrimiento de los pequeños”.

“No me preocupo tanto por los edificios derrumbados, los puentes caídos y las calles destruidas; sino que me preocupa más el odio que crece en el corazón de los hombres y de los niños sobrevivientes, que han perdido a sus padres, a su familia, a sus amigos”.

Mons. Zenari indicó que “me preocupa porque este rencor se convierte en odio y esto da paso una cadena infinita de violencia”.

Pero a pesar de todo el dolor y sufrimiento, los cristianos en la región no han perdido la esperanza.

“Nuestra esperanza es ahora que llegue la paz, que haya un tiempo de tregua de los bombardeos y de las confrontaciones y también. Es mi preocupación que al fin todas las comunidades donde no ha podido entrar la ayuda humanitaria puedan recibirla. Esperamos en Dios que pronto podamos ver la paz en Siria”.

“Todos estamos involucrados” para detener la tragedia en Medio Oriente, aseguró, pero advirtió que “tienen una responsabilidad particular las grandes naciones, que hasta ahora no han hecho lo suficiente”.

“Ciertamente se trata de un conflicto muy difícil, y resolverlo resulta muy complicado. De nuestra parte, a los cristianos nos toca estar bien informados sobre la realidad de las cosas que están sucediendo, y hacer un ejercicio de solidaridad”.

Al finalizar la entrevista, el Nuncio en Siria alentó a los fieles en el resto del mundo a ser solidarios con los cristianos perseguidos en Medio Oriente, y a orar por todos los que sufren en la región.

También te puede interesar:

“La Iglesia estará en Siria hasta que quede el último cristiano” https://t.co/25U4OLik0I

— ACI Prensa (@aciprensa) 23 de diciembre de 2015

No hay comentarios.:

Publicar un comentario