lunes, 31 de octubre de 2016

El Papa en Suecia: A los cristianos se nos pide protagonizar la revolución de la ternura

ESTOCOLMO, 31 Oct. 16 / 01:42 pm (ACI).- El encuentro ecuménico que presidió el Papa Francisco tuvo lugar en el Malmö Arena en el que estuvo acompañado de representantes de la Iglesia Luterana. El Pontífice escuchó algunos testimonios y después ofreció un discurso en el que habló de varios temas como la creación, la ayuda a los refugiados o la persecución que sufren los cristianos en Siria.

El Santo Padre dijo en su discurso que para los cristianos es “una prioridad salir al encuentro de los desechados, (...) de los que son marginados de nuestro mundo, y hacer palpable la ternura y el amor misericordioso de Dios, que no descarta a nadie, sino que a todos acoge. ¡A nosotros cristianos hoy se nos pide protagonizar la revolución de la ternura!”

En el evento se escucharon cuatro testimonios antes de las palabras del Pontífice. El primer testimonio fue el de Sunemia Pranita, de India, quien habló de la importancia de cuidar la creación. Por su parte, el colombiano Mons. Héctor Gaviria Henao, director de Cáritas en el país, contó su experiencia respecto al conflicto armado y el proceso de paz.

Marguerita Barankitse, de Burundi, dio su testimonio sobre ayudar a los más pobres. El último fue Rose Lokonyen, de Sudán del Sur y miembro del equipo olímpico de refugiados que habló de cómo el deporte le ayuda en su vida.

En respuesa a Sunemia Pranita, el Santo Padre dijo que la creación “es una manifestación del inmenso amor de Dios para con nosotros; por eso, también por medio de los dones de la naturaleza nosotros podemos contemplar a Dios”.

“Comparto tu consternación por los abusos que dañan nuestro planeta, nuestra casa común, y que generan graves consecuencias también sobre el clima”, dijo para añadir a continuación: “estamos llamados a cultivar una armonía con nosotros mismos y con los demás, pero también con Dios y con la obra de sus manos”.

Francisco habló también del proceso de paz en Colombia y pidió orar “por esa tierra maravillosa para que, con la colaboración de todos, se pueda llegar finalmente a la paz, tan deseada y necesaria para una digna convivencia humana. Que sea una oración que abrace también a todos los países en los que sigue habiendo graves situaciones de conflicto”.

El Santo Padre dio gracias a los gobiernos “que asisten a los refugiados, a los desplazados y a los que solicitan asilo, porque todas las acciones en favor de estas personas que tienen necesidad de protección representan un gran gesto de solidaridad y de reconocimiento de su dignidad”.

Antes de despedirse, tuvo palabras para el conflicto que se vive desde hace tiempo en Siria y la persecución que sufren los cristianos. “En medio de tanta devastación, es verdaderamente heroico que permanezcan allí hombres y mujeres para prestar asistencia material y espiritual a quien tiene necesidad”.

Al Obispo de Alepo, Mons. Antoine Audo, que se encontraba presente, le dijo que “es admirable también que tú, querido hermano, sigas trabajando en medio de tantos peligros para contarnos la dramática situación de los sirios”.

“Cada uno de ellos está en nuestros corazones y en nuestra oración. Imploremos la gracia de la conversión de los corazones de quienes tienen la responsabilidad de los destinos de aquella región”, concluyó.

El diálogo con los luteranos

El Papa dio gracias “a Dios por esta conmemoración conjunta de los 500 años de la Reforma, que estamos viviendo con espíritu renovado y siendo conscientes que la unidad entre los cristianos es una prioridad, porque reconocemos que entre nosotros es mucho más lo que nos une que lo que nos separa”.

Francisco señaló que “el camino emprendido para lograrla es ya un gran don que Dios nos regala, y gracias a su ayuda estamos hoy aquí reunidos, luteranos y católicos, en espíritu de comunión, para dirigir nuestra mirada al único Señor, Jesucristo”.

“El diálogo entre nosotros ha permitido profundizar la comprensión recíproca, generar mutua confianza y confirmar el deseo de caminar hacia la comunión plena. Uno de los frutos que ha generado este diálogo es la colaboración entre distintas organizaciones de la Federación Luterana Mundial y de la Iglesia Católica”.

El Papa anunció que Caritas Internationalis y la Federación mundial Luterana firmarán “una declaración común de acuerdos, con el fin de desarrollar y consolidar una cultura de colaboración para la promoción de la dignidad humana y de la justicia social”.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario