domingo, 26 de febrero de 2017

Dios es la roca de la vida, dice Cardenal Osoro al tomar posesión de su iglesia en Roma

ROMA, 26 Feb. 17 (ACI).- En la Misa que presidió el sábado 25 de febrero en Roma, el Arzobispo de Madrid, Cardenal Carlos Osoro, tomó posesión de la iglesia de Santa María en Trastévere, el templo que se le asignó al ser creado cardenal por el Papa Francisco.

El Arzobispo de Madrid fue uno de los 17 cardenales creados por el Papa Francisco en el consistorio del 19 de noviembre de 2016.

En la homilía de la Misa que presidió ayer en la iglesia de Santa María en Trastévere, que está encomendada a la Comunidad de San Egidio, el Cardenal agradeció la deferencia del Santo Padre y afirmó que solo de Dios “nos viene la salvación”.

“Él es la roca en la que podemos poner los fundamentos de la vida y de las relaciones entre los hombres, Él nos regala y nos hace vivir en esperanza, Él nos sitúa en la cumbre de la seguridad”.

Reflexionando sobre las lecturas del día, el Purpurado español propuso tres dimensiones para meditar la escritura. La primera fue que “Dios no se olvida de los hombres: ¡Qué alegría introduce en el corazón del ser humano las palabras que hace un momento escuchábamos! Nunca pensemos que Dios se desentiende de nosotros”.

Lo que ocurre en realidad es que “es el ser humano el que a menudo, por sus egoísmos, por la búsqueda del poder, por no proteger y defender la dignidad que Dios le dio, se desentiende de Él”.

La segunda dimensión es ser “servidores y administradores de la Vida que nos ha regalado Jesucristo: hay que dar rostro humano a Jesucristo en todos los caminos por donde transitan los hombres”.

El Cardenal dijo que “es Jesucristo quien tiene que dar luz a lo que a veces se esconde en las tinieblas. Lo nuestro es la entrega, el servicio, la paz, la reconciliación, la justicia de Dios. A menudo todo esto está en tinieblas y aparecen el egoísmo, la guerra, el descarte, la injusticia”.

“Tercera: Desde una confianza absoluta y total en Dios, se nos envía al mundo a anunciar la Buena Nueva a todos los hombres: Que el Reino de Dios sea lo más importante en nuestra vida”.

El Señor, indicó el Cardenal, “nos invita a la confianza que se opone a la angustia, a la inquietud, al querer controlar todo. Fiémonos del amor de Dios, sigamos trabajando por su Reino”.

“Cuando vivimos y nos centramos en lo esencial, experimentamos el Evangelio como Buena Noticia y comprendemos la pregunta, ¿de qué nos sirve el afán de tener si estamos vacíos? ¿De qué nos vale tanto agobio si nos perdemos lo esencial?”.

Tras recordar que no se puede servir a Dios y al dinero, el Arzobispo de Madrid resaltó que el Señor “nunca se olvida del hombre, nos ha dado su vida para servir a los hombres en Él, con Él y como Él, y en su confianza nos lancemos a hablar de Él con obras y palabras a todos los hombres”.

“Él nos ofrece una salida: servirlo a Él, servir su causa, para servir con todas las consecuencias la causa del hombre. Santa María en Trastévere, ruega por nosotros. Amén”, concluyó.

También te puede interesar:

Cardenal torturado por el comunismo toma posesión de su Diaconía en Roma https://t.co/60NWTBWsjB

— ACI Prensa (@aciprensa) 12 de febrero de 2017

No hay comentarios.:

Publicar un comentario