sábado, 13 de mayo de 2017

Hoy es fiesta de Santa María Mazzarello, cofundadora de las Hijas de María Auxiliadora

REDACCIÓN CENTRAL, 13 May. 17 (ACI).- “Coraje, que después de unos pocos días de combate tendremos el paraíso para siempre”, escribió una vez Santa María Domenica Mazzarello, cofundadora de las Hijas de María Auxiliadora con San Juan Bosco.

Mazzarello nació en Mornese (Italia) en 1837 en una familia campesina muy cristiana. Desde pequeña ayudaba en el campo. “Para que Dios no deje que nos falte el pan es necesario rezar y trabajar”, decía.

Cierto día caminaba por la calle y tuvo una visión misteriosa en la que había un gran edificio con varias muchachas que corrían en el patio y oyó una voz que le dijo: “te las confío”.

Con su amiga Petronila decidió abrir un taller para enseñar costura a las chicas pobres. El Señor le envió a las primeras huérfanas, que acogió maternalmente. Luego llegaron las primeras colaboradoras que fueron llamadas, por el confesor de Mazzarello, “Hijas de la Inmaculada”.

Don Bosco llegó al pueblo en 1864 para abrir un colegio, visitó el taller de las “Hijas de la Inmaculada” y quedó muy impresionado. Santa Mazzarello al ver al sacerdote, dijo: “Don Bosco es un santo y yo lo siento”.

Luego el Papa Pío IX le pidió a Don Bosco que fundara un instituto femenino. Él eligió a las “Hijas de la Inmaculada” y las envió como encargadas del colegio apenas construido, donde al principio tuvieron que pasar dificultades.

En 1872 las “Hijas de la Inmaculada” se convirtieron en Hijas de María Auxiliadora y Santa María Mazzarello fue nombrada superiora, pero ella pidió que la llamaran vicaria porque decía que “la verdadera superiora es la Virgen”.

Madre Mazzarello siempre se mantuvo alegre, sencilla y daba el ejemplo en los trabajos más humildes, pero su salud fue decayendo.

Antes de despedirse definitivamente de Don Bosco, el Santo le contó una historia en el que la “muerte” entra a un convento y al no encontrar a nadie para llevarse, entonces le pide a la Madre Superiora que la siga. De esta manera el Santo le estaba anunciando su muerte.

Santa Mazzarello partió a la Casa del Padre el 14 de mayo de 1881, en Nizza Monferrato con tan solo 44 años de edad. Fue beatificada por Pío XI en 1938 y canonizada por Pío XII en 1951.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario