sábado, 27 de mayo de 2017

Un buen sacerdote se deja “agotar” por la gente y no reza como un “papagayo”, dice el Papa

GÉNOVA, 27 May. 17 / 05:35 am (ACI).- En la segunda etapa de su viaje apostólico a la Archidiócesis de Génova, Italia, el Papa Francisco recomendó a los sacerdotes establecer una buena relación de cercanía con los necesitados y con el Padre, mediante la salida a los caminos y el recogimiento en la oración, y animó a dejarse “agotar” por la gente y a no rezar como “papagayos”.

El Santo Padre se encontró con los Obispos de Liguria, el clero, seminaristas, religiosos, religiosas, colaboradores laicos de la Curia y representantes de otras confesiones en la catedral de San Lorenzo.

Allí, el Pontífice invitó a los sacerdotes y consagrados a imitar el estilo de Jesús en su ministerio, porque “cuanto más imitemos el estilo de Jesús, mejor haremos nuestro trabajo de pastores. Este es el criterio fundamental del estilo de Jesús”.

“¿Cómo era el estilo de Jesús como pastor?”, se preguntó. “Jesús siempre estaba en camino. En los Evangelios siempre se nos muestra a Jesús en camino, en medio de la gente, de las multitudes”.

“Si pudiéramos imaginar cómo era el horario de la jornada de Jesús, leyendo los Evangelio, podríamos decir que la mayor parte del tiempo lo pasaba en la calle. Esto significa cercanía a la gente, cercanía a los problemas: no se escondía”.

Pero Jesús también rezaba, alimentaba la relación con el Padre: “Luego, por la tarde, muchas veces se guardaba para rezar, para estar con el Padre. Estas dos cosas, este modo de ver a Jesús en la calle y rezando, nos ayuda mucho en nuestra vida cotidiana”.

Esa imagen de Jesús en constante movimiento sirvió al Papa para explicar cómo debe ejercer el sacerdote su ministerio: “No debemos tener miedo al movimiento, a la dispersión de nuestro tiempo”.

Por el contrario, “el miedo más grande en el cual debemos pensar, el que debemos imaginar, es el de una vida estática: el miedo a una vida de sacerdote que lo tiene todo bien resuelto, bien en orden, estructurado, todo en su lugar, en hora. Yo tengo miedo de esos sacerdotes estáticos, que incluso permanecen estáticos en la oración, ‘yo rezo de tal hora a tal hora’”.

Francisco advirtió que “una vida así, tan estructurada, no es una vida cristiana. Quizás ese párroco sea un buen empresario, pero yo me pregunto: ¿Es cristiano? ¿O vive por lo menos como un cristiano? Sí, celebra la Misa, pero el estilo, ¿es un estilo cristiano?”.

“Jesús siempre fue un hombre de calle, un hombre de camino, un hombre abierto a las sorpresas de Dios. En cambio, el sacerdote que lo tiene todo planificado, todo estructurado, que permanece generalmente cerrado a las sorpresas de Dios y que se pierde esa alegría de la sorpresa del encuentro”, no sigue el ejemplo del Señor.

El Papa destacó que “la mayor parte de las personas con las que se encuentra Jesús en el Evangelio eran necesitados, enfermos, endemoniados, pecadores, gente marginada, leprosos. Luego estaba el encuentro con el Padre y el encuentro con sus hermanos. Todo se debe vivir en esa clave del encuentro. Tú, sacerdote, ¿te encuentras con Dios, con el Padre, con Jesús en la Eucaristía, con los fieles?”.

Otro ejemplo de cómo imitar a Cristo es la oración. Un sacerdote puede orar bien, u orar como un “papagayo”, indicó el Obispo de Roma. “Tú puedes estar una hora delante del Sagrario, pero rezando sin encontrar al Señor, rezando como un papagayo. ¡Pero pierdes el tiempo!”.

“Si tú rezas, déjate mirar por el Señor, dile una palabra al Señor, pídele algo, escucha lo que dice. Y con la gente lo mismo. Nosotros, sacerdotes, sabemos cuánto sufre la gente cuando viene a pedirnos un consejo o algo”.

El Papa aconsejó a los sacerdotes que se desprendan de sus egos, que sean humildes, porque “uno de los signos que indican que no se va bien por el camino es cuando el sacerdote habla demasiado de sí mismo, de las cosas que hace, de lo que le gusta hacer…, es un signo de que no es un hombre de encuentro, como mucho es un hombre del ‘espejo’, le gusta mirarse, verse reflejado”.

Y animó: “Vosotros, sacerdotes, debéis examinaros y preguntaros: ¿soy un hombre de encuentro? ¿Soy un hombre de sagrario? ¿Soy un hombre de calle? ¿Soy un hombre de ‘oreja’ que sabe escuchar?”.

En este sentido, exhortó a dejarse “agotar” por la gente: “¿me dejo ‘agotar’ por la gente? Eso era Jesús. Jesús tenía una clara conciencia de que su vida era para los demás: para el Padre y para la gente, no para sí mismo. Se daba, se entregaba: se daba a la gente, se entregaba al Padre en la oración”.

El Papa también habló de fraternidad entre sacerdotes. “Es tan difícil la fraternidad entre nosotros… Es un trabajo de todos los días, la fraternidad presbiteral”.

“Acogerse, rezar juntos…, y luego una buena comida en común, hacer una fiesta juntos. Los sacerdotes jóvenes: un partido de fútbol juntos. ¡Eso hace bien! Hermanos, la fraternidad es muy humana. Debemos recuperar el sentido de la fraternidad”.

“Cuando no hay fraternidad sacerdotal, hay traición. Se traiciona al hermano. Se vende al hermano. El mayor enemigo de la fraternidad sacerdotal es la murmuración por envidia, por celos o porque no me cae bien, o porque piensa de otra manera, o quizás porque se ve más importante la ideología que la fraternidad”.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario