miércoles, 7 de junio de 2017

El demonio existe, yo lo he visto: Sacerdote argentino responde a Superior de Jesuitas

BUENOS AIRES, 07 Jun. 17 / 04:36 pm (ACI).- En un video que responde a la “incomprensible” negación de la existencia del diablo del Superior General de la Compañía de Jesús, P. Arturo Sosa, un sacerdote argentino aseguró que “yo les puedo decir el demonio existe porque yo también lo vi, yo me lo encontré”.

El P. Leandro Bonnin, sacerdote de la provincia argentina de Entre Ríos, lamentó en el video, publicado en su perfil de Facebook, que “si una persona no tiene fe, si una persona no cree en Cristo, evidentemente que tranquilamente puede dudar o puede negar la existencia del demonio, porque no se puede pedir a alguien que no cree en Dios o no cree en la palabra de Jesús, que acepte la existencia de esta criatura espiritual”.

En una entrevista con el diario español El Mundo, publicada el 1 de junio, el P. Sosa dijo que el diablo es una figura simbólica, creada por el hombre “para expresar el mal”.

“Evidentemente, la noticia causó mucha conmoción y ha generado todo un debate en las redes sociales”, indicó el P. Bonnin.

El sacerdote destacó que “cuando nosotros abrimos el Evangelio, abrimos la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, desde el primer libro, que es el Génesis, hasta el último libro, que es el libro del Apocalipsis, aparece la serpiente, el dragón, que es el demonio”.

Si quisiéramos sacar de la vida de Cristo, en los Evangelios, las referencias al demonio, la Biblia “se nos vuelve incomprensible”.

Es incomprensible cómo alguien que cree en Jesús, que pertenece, que dirige una congregación que se llama la Compañía de Jesús, puede negar algo que en la enseñanza de Jesús es tan claro, es tan evidente”, dijo.

“Nuestra fe en la existencia del demonio se funda en las Sagradas Escrituras”, añadió, y explicó que “el magisterio de la Iglesia lo ha ido desarrollando a lo largo de los siglos”.

Un encuentro personal con el demonio

El P. Bonnin señaló que “yo les puedo decir el demonio existe porque yo también lo vi, yo me lo encontré”.

“En algún momento de mi ministerio sacerdotal, como a tantos otros sacerdotes, el obispo nos confió la tarea de acompañar, de consolar y de ayudar a salir de esta situación dolorosa que es la posesión o la obsesión diabólica”, recordó.

En ese tiempo, dijo, “me tocó estar presente en varias situaciones de personas poseídas acompañando o realizando el rito del exorcismo, autorizado plenamente por el obispo, que es el exorcista en cada diócesis”.

Cuando uno está en un exorcismo, cuando uno ve las reacciones de las personas que están bajo el poder de Satanás, no puede dudar más de la existencia del demonio”, aseguró.

Incluso expertos psiquiatras que formaban parte de su equipo de atención a estas personas, recordó, “decían (que) estas reacciones, estas respuestas, estas palabras, estos gestos, no tienen nada que ver con ninguna patología conocida y estudiada”.

Entre las reacciones que se encuentran en las personas con una posesión demoniaca, indicó, figura “el rechazo a lo sagrado, la repulsión hacia el nombre de Jesús, el nombre de María, las reacciones ante el agua bendita, la forma de hablar, la forma de reírse”.

Sin embargo, el sacerdote precisó que “nuestra fe en la existencia del demonio no es el elemento más importante”, pues “sabemos que el demonio ya ha sido derrotado por Cristo”.

Nuestra fe no está basada en el temor, no tenemos que vivir obsesionados, ni ver el demonio en todos lados, pero negar su existencia es caer en un grave error”, señaló.

Pero “lo más terrible” de negar la existencia del demonio, advirtió, es que “se termina poniendo en cuestión la validez de las mismas Sagradas Escrituras, porque si algo que está tan claro en las Sagradas Escrituras lo podemos dejar de lado, podemos decir ‘no, esto no es revelación, no es palabra de Dios, es un invento humano’”.

“Podemos pensar en graves errores en la vida espiritual si pensamos simplemente que es nuestra debilidad la que nos lleva al pecado”, dijo el sacerdote argentino, pues “también hay una fuerza exterior que nos quiere llevar por el camino del mal”.

La acción más peligrosa del demonio

El P. Bonnin recordó también que una posesión, la acción “extraordinaria” del demonio, es poco frecuente.

La acción más común, ordinaria y “en el fondo la más peligrosa” es la tentación, dijo, pues “es la única que puede privarte del Cielo”.

“Él muchas veces a través de los pensamientos, a través también del influjo de la realidad, del entorno, del mundo que está, como dice Jesús, bajo el poder de Satanás, en muchas ocasiones te quiere alejar de Cristo, alejarte de la obediencia al proyecto del Padre sobre tu vida. Esa es la acción más continua, más constante”, indicó.

Al finalizar su video, el sacerdote argentino reiteró que “el demonio existe, yo me lo encontré, yo vi lo que realizaba en una persona, y vi también cómo el poder de Cristo, el poder de María, la intercesión de ella y de los santos, ayudaban a estas personas a reencontrar su plena libertad”.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario