martes, 6 de junio de 2017

Embarazo adolescente decrece al cortar fondos para educación sexual, revela estudio

LONDRES, 06 Jun. 17 / 04:07 pm (ACI).- Un nuevo estudio determinó que la tasa de embarazos de adolescentes en Reino Unido ha caído a su nivel más bajo desde 1969, luego de que el gobierno recortara la financiación de las políticas de “educación sexual”, entre los que se encuentran el aborto y la anticoncepción.

Como indica Catholic Herald, el resultado del estudio The effect of spending cuts on teen pregnancy (El efecto del recorte de gastos en el embarazo adolescente) se suma a un creciente cuerpo de investigación que expone los fracasos de décadas en torno a este tipo de políticas, que en realidad, aumentaron el número de adolescentes embarazadas, abortos y madres solteras.

En la investigación se analizaron estadísticas de 149 municipios entre 2009 y 2014, y se encontró que luego de que el gobierno central y local sufrieran recortes de presupuesto en los últimos años para “educación sexual” en escuelas y control de natalidad, las tasas de embarazo en adolescentes cayeron un 42,6% entre 2008 y 2013.

Para el año 2014 solo 4.160 niñas menores de 16 años fueron registradas como embarazadas, cifra un 10% menor que el año anterior.

Por otro lado, los investigadores informaron que las cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales muestran que la tasa de natalidad entre los adolescentes disminuyó en un 8,7% en el último año.

“Hay argumentos que sugieren que el impacto (de los recortes) en el embarazo adolescente puede no ser tan malo como se teme y, de hecho, que el gasto en proyectos relacionados con el embarazo adolescente puede incluso ser contraproducente”, concluyeron los autores de la investigación David Patona y Liam Wright en The Journal of Health Economics.

En pocas palabras, añadieron, “el control de la natalidad reducirá el riesgo de embarazo por actos sexuales que de todos modos hubieran sucedido, pero puede aumentar el riesgo entre los adolescentes que son inducidos a un acceso más fácil al control de natalidad, ya sea para iniciarse sexualmente o para tener relaciones sexuales con frecuencia”.

En 1999 Gran Bretaña tuvo una de las tasas más altas de embarazo adolescente en Europa después de 30 años de educación sexual basada en anticonceptivos.

Luego, la respuesta del Gobierno fue pagar a las autoridades locales decenas de millones de libras esterlinas para llevar más “educación sexual” y control de la natalidad que facilite a las niñas obtener anticonceptivos y la abortiva píldora del día siguiente.

En algunas escuelas se abrieron “clínicas de salud sexual” y las autoridades locales nombraron profesionales para promover el llamado “sexo seguro”. Además, un consejo contrató un “coordinador de condones”.

A la nueva investigación de Patona y Wright le precedió un estudio de 2009 de Teenage Pregnancy Unit (Unidad de Embarazo de Adolescentes) que también encontró que la política gubernamental estaba fallando.

No obstante, el último gobierno se comprometió a continuar con la “educación sexual”, por lo que es obligatorio en las escuelas secundarias en virtud de la Ley de Niñez y Trabajo Social de 2017.

La columnista y directora del think-thank Centre for Policy Studies (Centro de Estudios de Políticos), Jill Kirby dijo en un artículo que el aspecto más llamativo de esta investigación es que “demuestra exactamente lo que aquellos que se han especializado en esta área vienen diciendo durante años”.

“Este último hallazgo, respaldado por estudios previos, debería ser un llamado de atención a todos aquellos que no protegen a nuestros jóvenes aferrándose a ideas obsoletas y dañinas”, concluyó.

También te puede interesar: 

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario