miércoles, 7 de junio de 2017

La historia del sacerdote asesinado por el Estado Islámico ante su iglesia en Irak

ROMA, 07 Jun. 17 / 06:17 pm (ACI).- Para conmemorar los diez años del asesinato del P. Ragheed Ganni frente a su iglesia a manos de un grupo de extremistas por odio a la fe en Irak, la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) realizó este 1 de junio una presentación en Roma de un libro sobre su vida.

El autor del texto titulado “Un sacerdote católico en el Estado Islámico. La historia del P. Ragheed Ganni” es el P. Rebwar Audish Basa, sacerdote iraquí y que fue amigo del presbítero caldeo martirizado el 3 de junio de 2007 en la ciudad de Mosul.  

Ese día uno de los extremistas le dijo al P. Ragheed “te dije que cerraras la Iglesia, ¿Por qué no la has cerrado?”. El sacerdote respondió: “No puedo cerrar la casa de Dios”. Entonces su asesino le disparó a quemarropa.

Según información compartida en el sitio web de ACN Italia, este sacerdote nació en 1972 en la aldea de Karamlesh, ubicada en la Llanura del Nínive. En 1996 viajó a Roma para estudiar teología ecuménica en la Universidad Santo Tomás de Aquino gracias a una beca proporcionada por ACN.

Cuando terminó sus estudios en 2003, su país estaba en guerra por la invasión de Estados Unidos. A pesar del peligro, decidió volver a su patria.

Él mismo describió que fue difícil servir a Dios “en un Irak donde cada día la violencia y el ‘terrorismo’ privan a decenas de seres humanos de sus vidas”.

Entre sus labores en la Iglesia Católica en Irak, el P. Ganni se desempeñó como secretario del Arzobispo de Mosul, Mons. Paulos Faraj Rahho -que fue asesinado por los yihadistas en 2008- y fue párroco de la Iglesia del Espíritu Santo.

En su vida pastoral nunca faltaron las amenazas de muerte por parte de los extremistas musulmanes y atestiguó la crueldad y violencia de estos hacia los cristianos iraquíes. Incluso en 2004, el P. Ganni se salvó milagrosamente de un atentado perpetrado contra el Arzobispado de Mosul.

El P. Ganni también pudo enviar una carta de agradecimiento a ACN donde expresó que “siempre he considerado un privilegio poder ver la manera cómo la Divina providencia se revela a través de muchas personas sumamente humildes, cuyo único objetivo es trabajar por el Reino de Dios siguiendo el ejemplo de Jesús”.

Tras 18 días de su asesinato en 2007, el procurador del Patriarcado caldeo ante la Santa Sede, P. Philip Najim, celebró una Misa de sufragio. Ese día denunció que los cristianos iraquíes se convirtieron “en el chivo expiatorio del que hay que aprovecharse o al que hay que eliminar".

Según informó la agencia SIR, de la Conferencia Episcopal Italiana, el pasado 1 de junio durante la presentación del libro, el P.  Rebwar Audish Basa planteó la posibilidad de que exista un día o una fiesta litúrgica para recordar a todos los mártires de Irak.

El sacerdote iraquí afirmó que luego de diez años del asesinato de su amigo, “Irak ha continuado siendo una tierra de persecución y la barbarie islamista ha alcanzado su punto más alto con la invasión del Estado Islámico (ISIS) a la Llanura del Nínive en junio del 2014”

“La esperanza es que haya una verdadera paz en Irak. Mientras la Constitución iraquí afirme que la religión oficial del país es el Islam no puede haber una paz real”, dijo.

“Si se garantizaran todos los derechos humanos, sobre todo la libertad religiosa, sin discriminación y los cristianos no solo podrían vivir su fe con dignidad. Si no podemos expresar libremente nuestras ideas de que el diálogo, ¿qué paz puede haber?”, expresó.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario