martes, 20 de junio de 2017

Obispo católico hallado muerto en río de Camerún fue “brutalmente asesinado”

ROMA, 20 Jun. 17 / 10:01 pm (ACI).- La Conferencia Episcopal de Camerún señaló en un comunicado que “Mons. Jean Marie Benoit Balla no se suicidó, sino que fue brutalmente asesinado”.

El cadáver de Mons. Bala fue hallado el pasado 2 de junio en el río Sanaga. Algunas informaciones señalaban que el Prelado se había suicidado, una teoría que desde el principio sus fieles negaban.

La desaparición del Obispo fue denunciada la mañana del 31 de mayo, cuando su auto fue encontrado en el Pont de l’Enfance sobre el río Sanaga.

El comunicado de los prelados señala que ahora el cuerpo del fallecido Obispo “está a disposición de las autoridades judiciales para la investigación de las circunstancias, de las causas exactas y de los autores de este crimen atroz e inaceptable".

"Nosotros, los obispos de Camerún afirmamos que Mons Jean Marie Benoit no se suicidó; fue brutalmente asesinado. Se trata de un asesinato más, uno de más”.

Los Obispos, señala la agencia vaticana Fides, recuerdan “la triste memoria de varios prelados, sacerdotes y personas consagradas que fueron asesinadas en circunstancias poco claras hasta la fecha".

En particular, prosiguen los prelados, "recordamos a Mons. Yves Plumey, Arzobispo Emérito de Garoua (asesinado en Ngaoundéré en 1991), don Joseph Mbassi (Yaoundé en 1988), P. Antony Fontegh (Kumbo en1990), las hermanas de Djoum (1992), P. Engelbert Mveng (Yaoundé en 1995), solo por citar algunos”.

“Tenemos la impresión de que el clero de Camerún está particularmente perseguido por fuerzas oscuras y malvadas”, denunciaron los obispos.

Los prelados pidieron a las autoridades que se conozcan “las circunstancias y los motivos del asesinato del Mons. Balla, y que sean identificados y llevados ante la justicia para ser juzgados según la ley, todos los responsables”.

También exigen al Estado que “asuma el deber real de proteger la vida humana”; a los medios de comunicación y a los usuarios de las redes sociales que no difundan mentiras y respeten la dignidad de los seres humanos.

Por último, los obispos de Camerún piden a los asesinos de Mons. Balla “que realicen un camino de conversión urgente y radical”.

Mons. Balla lideraba una diócesis que tenía unos 300 mil habitantes, de los cuales unos 200 mil son católicos. Para el gobierno pastoral contaba con la colaboración de 21 sacerdotes.

El Prelado nació el 10 de mayo de 1959. Tenía 58 años. Fue ordenado sacerdote para la Diócesis de Yaoundé el 20 de junio de 1987.

Fue designado Obispo de Bafia el 3 de mayo de 2003 y consagrado el 12 de julio de ese mismo año.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario