viernes, 23 de junio de 2017

Obispo preside Misa por fallecidos en naufragio de buque en Argentina

BUENOS AIRES, 23 Jun. 17 / 04:01 pm (ACI).- “La fe no ahorra el dolor ni el sufrimiento, pero llena de sentido, ilumina, y va preparando en nosotros la fuerza de la esperanza”, dijo el Obispo de Mar del Plata en Argentina, Mons. Antonio Marino, a las familias de los desaparecidos y fallecidos del barco “Repunte”, que naufragó el 17 de junio a causa de una fuerte tormenta.

“El Señor está presente; eso es lo que ustedes tienen que grabar, Él acompaña nuestra tristeza, y nos da fortaleza para seguir el camino, hay que seguir adelante”, alentó el Prelado en una Misa celebrada el 22 de junio, donde participaron familiares de los fallecidos y desaparecidos del “Repunte” y otras tripulaciones que tuvieron el mismo desenlace.

El barco pesquero “Repunte”, en el que iban 12 tripulantes, se hundió a unos 80 kilómetros al norte de la costa de Rawson, en la provincia patagónica de Chubut.

Por el momento, la Guardia Costera ha logrado rescatar a dos sobrevivientes: Julio César Guaymas de 39 años y Lucas Trillo de 35 años.

También hallaron los cuerpos sin vida de Silvano Coppola (59 años), Jorge Luis Gaddi (47 años) y José Ricardo Homs (57 años).

En tanto continúan la búsqueda de los otros 7 tripulantes desaparecidos: Horacio Airala, Néstor Paganini, Claudio Islas, Fabián Samite, Isaac Cabanchik, José Omar Arias y Gustavo Sánchez.

“Sepan que desde el primer momento que me avisaron en Corpus, desde ese momento, ofrecí la misa, y pedí a los sacerdotes que ofrecieran también por estas intenciones acompañando durante todo el tiempo que durase la búsqueda angustiosa”, dijo Mons. Marino.

“Hay un tiempo en el que cuesta asimilar la dureza del dolor, de la pérdida de los que ya no están; la muerte acontece no sólo en los que dejaron sus vidas en el mar, sino en los que quedan; porque son los vínculos más profundos. Todo esto presentamos en la eucaristía, lo unimos en la pasión de Cristo y también al triunfo de su Resurrección”, sostuvo.

El Prelado afirmó que “ofrecer nuestra oración, el santo sacrificio de la misa, es lo mejor que podemos hacer cuando reconocemos que ya humanamente no tenemos más respuestas”.

“Que el Señor los llene de luz y de paz en sus corazones, les dé el eterno descanso a quienes ya no están y de nuevo repito todo mi afecto, cercanía espiritual con ustedes que es también el afecto y la cercanía de la Iglesia en su conjunto”, concluyó Mons. Marino.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario