martes, 25 de julio de 2017

Caso Charlie Gard: Cardenal lamenta que discusiones olvidaran el lado humano

ROMA, 25 Jul. 17 (ACI).- “Mucho se quiso discutir en el sentido jurídico cuando verdaderamente el hecho era humano”, fueron las palabras con las que el Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Cardenal Gualtiero Bassetti, lamentó el desenlace del caso de Charlie Gard, luego que sus padres decidieran abandonar toda la posibilidad de tratamiento para el bebé de 11 meses.

Ayer lunes Chris Gard y Connie Yates, los padres del bebé, anunciaron su decisión de finalizar la larga batalla legal que habían emprendido para llevar a su hijo a Estados Unidos y someterlo a un tratamiento experimental que podría haber mejorado su salud.

Charlie había sido diagnosticado meses atrás por el hospital Great Ormond Street de Londres (Reino Unido), con el síndrome de agotamiento mitocondrial, una rara enfermedad genética que causa debilidad muscular progresiva y puede provocar su muerte en el primer año de vida.

Los padres del bebé habían conseguido donaciones para llevarlo a Estados Unidos. Sin embargo, en abril de este año un juez británico ordenó detener el soporte vital a Charlie a pedido del hospital inglés. Chris y Connie apelaron sin éxito hasta llegar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que dio la razón al centro médico.

Ambos progenitores no cesaron en sus esfuerzos, a los que se sumaron ofrecimientos de institutos extranjeros y del Hospital Pediátrico Bambino Gesú de Roma para acoger al bebé. Sin embargo, el tiempo transcurrido por los problemas legales hizo que el mal del Charlie siguiera agravándose.

“Mucho tiempo ha sido desperdiciado. Estamos ahora en julio y a nuestro pobre niño se le ha dejado solo echado en un hospital por meses sin ningún tratamiento, mientras que se luchaban largas batallas judiciales (…). A Charlie se le ha dejado para que su enfermedad se deteriore devastadoramente hasta el punto sin retorno”, expresaron los padres.

Ante esto, dijeron que “como dedicados y amorosos padres de Charlie, hemos decidido que ya no es el mejor interés para Charlie seguir buscando un tratamiento y dejaremos ir a nuestro hijo y que esté con los ángeles”.

En una entrevista a la emisora italiana Radio Uno, el Cardenal Bassetti lamentó el desenlace. Recordó que en las últimas semanas “hubo disponibilidad de parte del Bambino Gesú y también de otros institutos del mismo Estados Unidos”.

Sin embargo, “todo este retrasar, todo este demorar es como si hubiese llevado a los padres a una rendición. Se crearon condiciones tan difíciles para la enfermedad del niño que, a este punto, ¿qué se podía hacer?”, añadió el Purpurado.

Así como el Papa Francisco y los obispos ingleses, el Presidente de la CEI transmitió “la cercanía mía y de mis hermanos obispos a los padres del pequeño Charlie”.

El Cardenal Bassetti dijo que en las declaraciones de los padres “me he dado cuenta que su renuncia de someter al pequeño al tratamiento experimental estadounidense se debió al mucho tiempo transcurrido, que lamentablemente provocó tales daños que hacen ineficaz el tratamiento”.

También te puede interesar:

El Papa Francisco pide el consuelo de Dios para padres de Charlie Gard https://t.co/K26INIcpXf

— ACI Prensa (@aciprensa) 24 de julio de 2017

No hay comentarios.:

Publicar un comentario