lunes, 3 de julio de 2017

Jesús es exigente y no admite medias tintas, recuerda Cardenal mexicano

CIUDAD DE MÉXICO, 03 Jul. 17 / 03:55 pm (ACI).- El Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera, resaltó que “Jesús es exigente” y “no admite medias tintas”, en la homilía de la Misa que presidió el domingo 2 de julio.

Reflexionando sobre el Evangelio del día tomado del capítulo 10 de San Mateo, el Cardenal resaltó que “seguir a Jesús comporta desprendimientos, renuncias, conflictos. Adherirse a él conlleva opciones decisivas y trascendentes ciertamente no fáciles”.

“Jesús es exigente. No admite medias tintas, soluciones de compromiso o componendas. Declara abiertamente que ha venido a sembrar sobre la tierra no la paz sino la espada. O sea, a hacer explotar las contradicciones, a poner en crisis, producir desconciertos, a provocar tensiones profundas entre individuos y en el interior de la persona misma”, dijo el Purpurado.

“No es posible seguirle sino cargando con la cruz”.

En su homilía, el Arzobispo subrayó que “un cristianismo acomodaticio y convenenciero, un seguimiento de Jesús sin aceptar la cruz y el sufrimiento, poco tienen que ver con el evangelio que él proclamó”.

“‘Pero el que pierda la vida por mí, la salvará’. Si un vaso de agua fresca no queda sin recompensa, mucho menos queda sin recompensa el dar la vida por Cristo sirviendo a los hermanos”, continuó.

“En el siglo cuarto, el emperador Julián, llamado el Apóstata, preguntó burlonamente a un seguidor de Cristo: ‘¿Qué está haciendo el hijo del leñador?’ Este respondió con mucha seguridad: ‘Estoy preparando la caja de tu sepultura”.

Hoy, continuó el Purpurado mexicano, “la historia nos muestra cómo han terminado aquellos que han perseguido y odiado a Jesús en la persona de sus discípulos y que han pretendido reducir a Jesús a la ‘Iglesia del silencio’”.

Para concluir, el Cardenal Rivera señaló que “las persecuciones, la burla y el desprecio a los seguidores de Cristo en cada siglo toman nuevas formas, pero no pueden faltar. La Iglesia y los cristianos sin persecuciones se deterioran y corrompen, con persecuciones y martirio se fortalecen y triunfan. ‘El que pierde la vida por mí, la salvará’”.

Para leer la homilía completa, ingrese AQUÍ.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario