martes, 18 de julio de 2017

Mons. Chaput responde a revista jesuita que criticó coalición católico-evangélica en EEUU

WASHINGTON DC , 18 Jul. 17 / 06:32 pm (ACI).- Si los esfuerzos por la libertad religiosa y defensa de la familia unen a católicos y evangélicos “en una causa común, deberíamos dar gracias a Dios por la unidad que esto trae”, fue la respuesta del Arzobispo de Filadelfia (Estados Unidos), Mons. Charles Chaput al reciente artículo de La Civiltá Cattolica que criticó la coalición evangélico-católica en el país.

El pasado 13 de julio la revista editada por la Compañía de Jesús publicó un artículo titulado “Fundamentalismo evangélico e integrismo católico. Un sorprendente ecumenismo”, firmado por el director P. Antonio Spadaro y por Marcelo Figueroa, líder presbiteriano y editor en jefe de la edición argentina de L'Osservatore Romano.

El texto discute lo que llama una alianza "sorprendente" y desafortunada entre católicos conservadores y evangélicos en Estados Unidos en temas como la inmigración, sugiriendo que están en oposición directa al mensaje de misericordia del Papa Francisco.

En una columna publicada en Catholic Philly, el Arzobispo de Filadelfia señaló que así como “la historia está llena de grandes citas que la gente nunca dijo”, también “está llena de comentarios desafortunados que realmente se dijeron”, como en el artículo de la revista jesuita y “que muchos ya han criticado con razón”.

Un artículo que “es un ejercicio de burla (dumbing down) e inadecuada presentación de la naturaleza de la cooperación católico-evangélica sobre la libertad religiosa y otras cuestiones clave”, señaló el Prelado estadounidense.

El Arzobispo de Filadelfia señaló que si bien “la división entre las comunidades católicas y de otras religiones a menudo ha sido profunda. Sólo el peligro real y presente podría unirlos”. “La cooperación entre católicos y evangélicos era bastante rara cuando yo era un joven sacerdote”.

Sin embargo, señaló, “su actual ayuda mutua, el ecumenismo que parece preocupar a La Civilta Cattolica, es un acto de preocupaciones y principios compartidos, no de ambición de poder político”, como sugiere la revista jesuita.

En ese sentido, recordó que “una vez un amigo evangélico” señaló que “la idea completa de la fe bautista corta contra la integración de la Iglesia y el Estado”. Esto es algo que deberían notar “los observadores extranjeros que quieren criticar a los Estados Unidos y su paisaje religioso”. “Es bastante básico”, afirmó Mons. Chaput.

Asimismo, el Arzobispo de Filadelfia criticó que los autores del artículo de La Civiltá Cattolica desestimen los ataques que sufre hoy la libertad religiosa como una "narrativa del miedo". Indicó que esto “podría haber tenido algún sentido hace 25 años. Ahora suena deliberadamente ignorante”.

Además, ignoran “el hecho de que las guerras culturales de los Estados Unidos no fueron queridas y no fueron iniciadas por personas fieles a una creencia cristiana constante”. En ese sentido, es “una sorpresa especialmente extraña” cuando los fieles son “atacados por sus correligionarios simplemente por luchar por lo que sus Iglesias siempre han sostenido que es verdad”.

“A principios de este mes, uno de los principales arquitectos y financieros del activismo LGBT de hoy, dijo públicamente lo que debería haber sido obvio todo el tiempo: El objetivo de al menos un cierto activismo gay no es simplemente asegurar la igualdad para los atraídos por el mismo sexo, sino ‘castigar a los malvados’, en otras palabras, castigar a quienes se oponen a la agenda cultural LGBT”, advirtió el Arzobispo.

Mons. Chaput afirmó que “los católicos están llamados a tratar a todas las personas con caridad y justicia. Eso incluye a aquellos que odian lo que creemos”.

“Esto demanda una conversión del corazón. Exige paciencia, coraje y humildad. Necesitamos derramar toda justicia propia. Pero la caridad y la justicia no pueden separarse de la verdad”, recordó.

En ese sentido, señaló que “para los cristianos, la Escritura es la Palabra de Dios, la revelación de la verdad de Dios, y no hay manera de suavizar o desviarse alrededor de la sustancia de Romanos 1: 18-32, o cualquiera de los otros llamamientos bíblicos a la integridad sexual y la conducta virtuosa”.

Por ello, Mons. Chaput advirtió que intentar degradar lo que los cristianos siempre han afirmado creer es reducir a los fieles “a instrumentos útiles de aquellos que sofocarían la fe que tantos otros cristianos han sufrido, y ahora están sufriendo, para ser plenamente testigos”.

“Es por eso que los grupos que luchan por la libertad religiosa en nuestros tribunales, legislaturas y en la plaza pública - distinguidos grupos como la Alianza de Defensa de la Libertad y Becket (anteriormente el Fondo Becket para la Libertad Religiosa) - son héroes, no ‘odiadores’".

“Y si sus esfuerzos atraen a católicos, evangélicos y otras personas de buena voluntad en una causa común, deberíamos dar gracias a Dios por la unidad que esto trae”, culminó el Arzobispo de Filadelfia.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario