jueves, 20 de julio de 2017

Obispo implora apartar la política y generar encuentro con inmigrantes en Estados Unidos

EL PASO, 20 Jul. 17 / 10:17 pm (ACI).- Un obispo de Estados Unidos en la frontera con México espera que su nueva carta pastoral genere que los fieles católicos se encuentren con sus hermanos y hermanas inmigrantes de una manera concreta y dejando de lado la política.

“El Papa habla de acompañar al inmigrante, habla de reconocer su rostro y pide que la gente los vea como un ser humano, e incluso más, como un hermano y una hermana”, dijo el Obispo de El Paso, Mons. Mark Seitz, a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI–  sobre su carta pastoral titulada “Sorrow and Mourning Flee Away”, publicada el 18 de julio.

“Al compartir estas reflexiones con las personas de fe, invitamos a las personas a salir de sus preconcepciones y de esa tendencia local de tratar los temas al nivel de la política”, añadió.

Mons. Seitz dijo que la carta es una respuesta a la situación actual de los migrantes en los Estados Unidos, porque hay “mucho temor en medio de nuestra comunidad de inmigrantes”.

“Todos esperábamos que, tal vez, habría un tono diferente cuando un nuevo presidente entrara en el cargo, y realmente no vimos mucho cambio en materia de inmigración”, indicó.

Por tal motivo, en su carta el obispo de El Paso destacó que “como pueblo de Dios aquí en la frontera, estamosllamados a transformar este desierto, haciendo piscinas refrescantes en las arenas ardientes de la injusticia y saciando la sed de los oprimidos”.

“Con nuestros hermanos y hermanas a través del puente, hablamos el mismo idioma. Nos despertamos cada mañana ante las mismas hermosas montañas, bailamos al ritmo de mariachis, y compartimos burritos y champurrado. Con San Juan Diego, estamos juntos bajo el manto de Nuestra Señora de Guadalupe”, añadió.

Los problemas y las respuestas pastorales

Al inicio de la misiva, el Obispo de El Paso dio a conocer algunos de los grandes desafíos que enfrentan las comunidades de inmigrantes en los Estados Unidos y cómo la Iglesia debe responder a ellas.

“Desde que Jesús anunció la Buena Nueva a los pobres, nuestra Iglesia ha sido llamada a soportar el sufrimiento” y “los migrantes viven una oscura noche de miedo e incertidumbre”, expresó.

Mons. Seitz consideró que recientemente se han “presenciado palabras indefendibles y odiosas hacia nuestros vecinos de México, la demonización de los inmigrantes, incluso de aquellos niños conocidos como ‘Dreamers’ (jóvenes inmigrantes indocumentados) y un lenguaje destructivo sobre nuestra frontera”.

Luego, señaló otros problemas: la desintegración de familias por deportaciones, el aumento de las deportaciones de personas sin antecedentes penales y la detención de solicitantes de asilo.

También, Mons. Seitz señaló que el viaje hacia el norte de los Estados Unidos a través de México es peligroso debido a las duras condiciones del desierto, el narcotráfico y los contrabandistas, todo lo cual representa un peligro para los inmigrantes.  

Además, una vez que llegan a la frontera “el aumento de la militarización y más muros solo hará que este viaje sea aún más peligroso”.

A pesar de las dificultades mencionadas, Mons. Seitz aseguró que los ideales católicos de hospitalidad y encuentro se continúan practicando hoy en todos los servicios prestados por la diócesis de El Paso a los inmigrantes que llegan a la frontera entre México y Estados Unidos.

Sin embargo, dijo que los católicos también deben trabajar para satisfacer las necesidades de los inmigrantes de manera concreta a nivel parroquial. Esto incluye denunciar las injusticias de hoy como “separación de la familia”, “detención de inmigrantes para fines de lucro” y

“el menosprecio de nuestros hermanos y hermanas musulmanes”.

Los católicos, continuó, también deben “hacer frente a la plaga del abuso de sustancias que aflige a nuestro pueblo”, lo cual está relacionado con “el tráfico de drogas que desestabiliza a México y Centroamérica, impulsando la migración a nuestra frontera”.

Mons. Seitz hizo hincapié en el papel de la educación católica para mejorar de la vida de los inmigrantes en los Estados Unidos y prometió crear un fondo para la asistencia de matrícula en las escuelas diocesanas para niños de familias migrantes.

También, reconoció a los miembros de las fuerzas del orden por su “dedicación y valentía al servir a nuestra comunidad y proteger a nuestro país”, y los exhortó a respetar la dignidad humana y defiendan “los nobles ideales de la Constitución y el debido proceso”.

Finalmente, Mons. Seitz instruyó a las parroquias y a las escuelas a que, respetuosamente, no dejen pasar a los funcionarios de inmigración a las iglesias en aquellos casos donde no existe “peligro inminente”, a menos que tengan una orden firmada por un juez.

También te puede interesar: 

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario