jueves, 20 de julio de 2017

Pakistán: Otro cristiano en el “corredor de la muerte” acusado de blasfemia

VATICANO, 20 Jul. 17 / 09:50 am (ACI).- Un joven cristiano de 16 años ha sido arrestado por la policía en Pakistán y acusado de blasfemia contra el profeta Mahoma y contra el Islam por parte de un grupo fundamentalista, lo cual podría suponer una sentencia a muerte.

Según informó la British Pakistani Christian Association, el joven de nombre Shahzad Masih permanece aislado en prisión sin que su familia pueda visitarlo. De hecho, los familiares se han visto obligados a escapar de su hogar ante el peligro de sufrir un linchamiento después de que el líder de una mezquita local pidiera la muerte para Shahzad y su familia.

El pasado 13 de julio, Shahzad, que trabajaba como barrendero en un hospital de la localidad de Dinga City, en la provincia de Punjab, se vio envuelto en una discusión religiosa con un musulmán de nombre Ishtiaq Qadri, conocido miembro del movimiento islamista Tehreek e Tuhafaz.

Tras la discusión, Qadri acusó al joven de blasfemia, pero la intervención de un médico del hospital evitó su acusación formal y detención.

Sin embargo, los miembros del grupo islamista no se rindieron y tras retener a Shahzad en el interior de una madrasa, escuela islámica, y torturarlo, lograron que “confesara” haber blasfemado.

Posteriormente, también consiguieron que la policía de Dinga City procediera a su detención y que el proceso de acusación de blasfemia diera inicio.

Tras la detención del joven, grupos fundamentalistas islámicos comenzaron una campaña en redes sociales y medios de comunicación para exigir la muerte del joven cristiano. Uno de los líderes del grupo Tehreek e Tuhafaz, el imán Gazi Saqib Shakeel, reclamó “el peor castigo posible para que en el futuro nadie se atreva a cometer blasfemia”.

Ley contra los cristianos

En Pakistán la blasfemia contra el islam está considerada un delito que se pena con la muerte. El Código Penal incluye una serie de normativas, conocidas generalmente como “Ley de blasfemia” que, inspirada en la ley islámica, o Shariah, condena toda ofensa o crítica contra el islam y sus preceptos.

Sin embargo, esta normativa ha sido utilizada como instrumento por parte de musulmanes radicales para acusar falsamente a miembros de la minoría cristiana, someterlos a los intereses islámicos y forzar conversiones al islam.

La blasfemia puede ser denunciada por cualquier musulmán sin necesidad de testigos o pruebas. Los castigos pueden ir desde la condena a prisión hasta la muerte.

Quizás la víctima más emblemática de esta ley es Asia Bibi, cristiana condenada a muerte en el año 2010 por, supuestamente, haber blasfemado contra Mahoma. Su caso está pendiente de la resolución del recurso que presentó ante la Corte Suprema, la cual deberá decidir si finalmente se ejecuta la sentencia.

Otro caso reciente es el de Babu Shahbaz, cristiano de 41 años arrestado el pasado mes de diciembre junto a su familia y acusado de haber destruido un Corán.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario