jueves, 6 de julio de 2017

VIDEO: Misionera celebra sus 110 años al ritmo de las castañuelas en Japón

TOKYO, 06 Jul. 17 / 02:15 pm (ACI).- La misionera española Victoria de la Cruz García, de la Congregación de las Adoratrices, celebró su cumpleaños 110 tocando una canción con castañuelas junto a sus compañeras de comunidad en Tokio, Japón.

La religiosa, a quien se le ve en un video de Youtube interpretando la canción “Que viva España”, nació el 24 de junio de 1907 en Málaga.

Llegó por primera vez a Japón en 1936, donde fue testigo de la Segunda Guerra Mundial y los ataques a Hiroshima y Nagasaki.

“Es muy alegre, toca las castañuelas tan bien que antiguamente la llamaban hasta de una orquesta en Japón para que les acompañara en los conciertos. Y además, tiene una mente privilegiada, no perdona el hecho de leer la prensa a diario, tanto en inglés como en japonés”, contó a la diócesis de Málaga, M. Elisa, una religiosa adoratriz.

Según la diócesis, tras vivir unos ejercicios espirituales en su niñez, Victoria de la Cruz “decidió que quería ser religiosa adoratriz e ingresó en el noviciado de Guadalajara”.

Luego, a pesar de que en 1931 un familiar la sacó del convento debido a la difícil situación del país y fue enviada a Málaga, Victoria deseaba con todo su corazón regresar a la vida religiosa, lo que finalmente hizo.

“En 1936 fue destinada a Japón, viaje que realizó en barco y que le llevó dos meses. Cuando se inició la Segunda Guerra Mundial, tres años después de su llegada a Tokio, Victoria de la Cruz tuvo que marchar a las montañas de Karuizawa, al norte de la capital, junto a las religiosas de su comunidad”, indicó la diócesis.

Además, se informa que durante sus años como misionera, Victoria trabajó en varios colegios de Japón, fue condecorada por el gobierno y fue superiora en varias de las comunidades.

“Es extraordinaria. Se curtió en la Guerra Mundial y después del conflicto, trabajó incansablemente por las jóvenes que, debido a la penuria, emigraban a la ciudad”, agregó la religiosa M. Elisa.

Actualmente, Victoria de la Cruz vive en una residencia de religiosas en la ciudad de Kitami, en Tokio, donde se atienden a mujeres pobres a fin de que no caigan en la prostitución.

“Nada me molesta ni me hace sufrir, estoy muy bien y doy gracias a Dios y a todos”, expresó Victoria de la Cruz.

También te puede interesar: 

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario