sábado, 26 de agosto de 2017

Arzobispos de Filipinas rezan por víctimas y rechazan asesinatos por lucha antidrogas

MANILA, 26 Ago. 17 (ACI).- En cartas pastorales separadas tanto el presidente de la Conferencia Episcopal de Filipinas, Mons. Sócrates Villegas, como el Arzobispo de Manila, Cardenal Luis Antonio Tagle, expresaron su preocupación por la serie de ejecuciones extrajudiciales ocurridas en medio de la brutal guerra contra las drogas impulsada por el Presidente Rodrigo Duterte.

Considerada la semana más letal desde que se inició esta guerra el año pasado, más de 70 presuntos traficantes de drogas fueron asesinados la semana pasada, incluyendo al estudiante de 17 años Kian Loyd Delos Santos.

La muerte de Loyd provocó indignación pública luego de que imágenes de vigilancia parecían mostrar al joven siendo arrastrado por la policía. Además, testigos confesaron que las fuerzas del orden le golpearon, entregaron un arma, le convencieron de que corriera y luego dispararon, lo que contradice un reporte policial que aseguraba que el joven disparó primero.

“El país está en caos. El oficial que mata es recompensado y los muertos reciben la culpa. Los cadáveres ya no pueden defenderse de las acusaciones de las que se defendían”, dijo el también el también Arzobispo de Lingayen-Dagupan, Mons. Sócrates Villegas, a través de una carta el 20 de agosto.

“Dicen que si hubiera 32 muertos cada día nuestras vidas serían mejores y nuestros compatriotas asienten. Aplauden y lloran con una sonrisa, mientras cuentan cadáveres en la noche, mientras pasan despertando a los muertos a izquierda y derecha. No está en nuestra naturaleza ser felices ante los asesinatos”, añadió el Prelado.

En su mensaje, el Cardenal Tagle dijo que el peligro y la destrucción causados ??por las drogas ilegales son reales, pero que el problema “no debe reducirse a una cuestión política o criminal”, sino que es “una preocupación humanitaria que nos afecta a todos”.

Policías y vigilantes asesinaron a más de 7 mil personas por tráfico de drogas desde julio de 2016 hasta enero de 2017, según cifras proporcionadas por la Policía Nacional de Filipinas. Los presuntos sospechosos suelen ser fusilados por la policía bajo la acusación de que atacaron primero.

En respuesta, Mons. Villegas pidió que todas las campanas de la iglesia en su Arquidiócesis suenen durante 15 minutos cada noche a partir del 22 de agosto en la festividad de María Reina, hasta el 27 de noviembre.

“¿No sabemos llorar? ¿Por qué no nos sorprendemos por los disparos y la sangre en la acera? ¿Por qué no estamos enojados con el flujo de drogas que llega de China? ¿Por qué solo los pobres son fusilados, mientras que para una persona rica con conexiones con altos cargos es etiquetada, se le realiza una investigación y luego emite una declaración jurada?”, preguntó el Prelado.

Por su parte, el Cardenal Tagle denunció el problema de las drogas ilegales llamando a la conciencia “de quienes fabrican y venden drogas ilegales” y alentó a la nación a apoyar los medios pacíficos para solucionar el problema, como el programa de rehabilitación parroquial llamado Sanlakbay, desarrollado en Manila.

Finalmente, el Cardenal Tagle también pidió a todas las parroquias de la Arquidiócesis que organicen 9 días de oración especial durante todas las Misas del 21 al 29 de agosto “por el reposo de los que han muerto en esta guerra, por la fortaleza de sus familias, y por la perseverancia de los que se recuperan de la adicción y la conversión de los asesinos”.

También te puede interesar: 

Filipinas: Iglesia Católica acoge población en peligro de muerte por guerra antidrogas https://t.co/PT3YUZjrV9

— ACI Prensa (@aciprensa) 3 de marzo de 2017

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario