viernes, 11 de agosto de 2017

Las nuevas vocaciones religiosas que llegan a través de las redes sociales e Internet

MADRID, 11 Ago. 17 / 06:47 pm (ACI).- Dos congregaciones de monjas de clausura en España compartieron a través del diario El País su testimonio de cómo están llegando nuevas vocaciones a través del uso de las redes sociales e Internet.

Las 12 religiosas de las Carmelitas Samaritanas, cuya sede está ubicada en la localidad de Valdedios, tienen una edad media de 35 años debido a que en los últimos tiempos han ingresado más jóvenes que tienen entre 18 y 30 años.

En su sitio web, la orden describió que su carisma es de vida contemplativa y también la “actitud de acogida a las personas que se acerquen al monasterio y testimonio de vida”.

En Valdedios, las hermanas acogen a los peregrinos que realizan el Camino de Santiago, ya que este atraviesa la ciudad. También elaboran productos como mermeladas, galletas, ornamentos litúrgicos y hostias. Además tienen una editorial y han publicado tres libros.

Además de la presencia en un espacio físico, estas religiosas también tienen presencia en el mundo digital a través de las redes sociales y su sitio web.

El diario El País narró que en el año 2012 la superiora, Sor Olga María, viajó a Roma para conseguir la autorización para otorgar la posibilidad a las jóvenes que tengan una inquietud vocacional de poder tener una experiencia de 15 días en el convento y para que la orden se dé a conocer en Internet.

En su página de Facebook tienen más de 27 mil “me gusta”, en Twitter tienen cerca de 1900 seguidores, en Instagram tienen más de 3400 seguidores y en su canal en YouTube cuentan con más de 6200 suscriptores y sus videos acumulan miles de vistas.

A través de YouTube, las monjas hacen transmisiones en vivo de las misas y adoraciones al Santísimo. También han publicado los videos de las profesiones religiosas, charlas, peregrinaciones y canciones interpretadas por ellas.

En Instagram y en Facebook realizan publicaciones diarias de fotos sobre la vida de la comunidad, en las que siempre se les ve sonriendo, y diversos artículos y mensajes evangelizadores.

La superiora, que ingresó al convento a los 18 años en 1988, también escribe en un blog donde comparte su experiencia como religiosa.

Sor Olga indicó a El País que “a las familias les cuesta entenderlo. La gente tiene la idea de un convento como un sitio para gente mayor, el castillo de Drácula…pero cuando ven que sus hijas están felices se liberan de muchos prejuicios”.

Entre las religiosas jóvenes se encuentra la hermana Sara, que tiene 26 años y fue subcampeona de boxeo de Madrid en el 2011; y la hermana Inma, que tocaba en una banda de heavy metal hasta que comenzó a cuestionarse al ver las peleas y drogas que había en cada concierto.

Otra de las congregaciones que utiliza las redes sociales y el Internet para captar vocaciones son las Siervas de Jesús, cuyo carisma es atender a los enfermos y a los ancianos, además de administrar escuelas.

“Si los jóvenes buscan por ahí, tenemos que estar ahí. Tenemos web, Facebook y Twitter”, afirmó la maestra de novicias, la hermana Blanca Alonso.

En su cuenta de Facebook, la congregación comparte información sobre los próximos eventos que realizarán y fotos de las actividades de la comunidad.

Las Siervas de Jesús también están presentes en el sitio web www.buscoalgomas.com donde se promociona la vida consagrada y se puede encontrar información sobre unas 63 congregaciones.

Noemí Sáiz, una joven que aparece en uno de los videos del sitio web, indicó a El País que “BuscoAlgo+” es “como una inmobiliaria o una agencia de contactos. Hacemos de intermediarios entre el joven y la congregación. La mayoría tienen un déficit vocacional considerable y uno de los factores es el desconocimiento. A las instituciones religiosas les hace falta marketing. La idea es que los jóvenes vean que pueden probar, que no pasa nada”.

La hermana Esmeralda, una religiosa de las Siervas de Jesús que tiene 24 años, indicó que parte del descubrimiento de su vocación se debe a este sitio web, que lo encontró tras escribir en Internet “qué hay que sentir para ser monja”.

“Yo estaba estudiando biología, aunque no me gustaba la carrera. Creía en Dios, pero la misa no me decía gran cosa. Jugaba al baloncesto, hacía kárate, tenía un novio...”, manifestó.

Indicó que su padre la echó de su casa cuando se enteró de que ella quería ser religiosa y que “mi hermano me pidió de rodillas que no me fuera; que su sueño era que sus hijos jugaran con los míos”.

Otra joven llamada Arantxa, que tiene 28 años, comentó que ella conoció a las Siervas de Jesús una noche en la que había salido de fiesta con sus amigos y decidió molestar a las religiosas.

“Llamamos al timbre, salió una monja y luego me presentaron a la hermana Carmen... Entonces yo estaba en mundos muy complicados, de drogas. Aquí he encontrado tranquilidad”, expresó.

La hermana Carmen, promotora vocacional de las Siervas de Jesús, indicó que “Hoy nadie viene al convento, así que hay que salir. Estar en Twitter, en Facebook”.

El diario El País señaló que algunas congregaciones religiosas también han contratado a expertos en posicionamiento en las búsquedas en Google para aparecer en las primeras opciones cuando alguien escriba “cómo ser monja”.

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario