domingo, 13 de agosto de 2017

¿Patriarca de Occidente? No gracias, dijo Benedicto XVI

VATICANO, 13 Ago. 17 / 09:16 am (ACI).- Al inicio de su pontificado Benedicto XVI decidió realizar tres gestos simbólicos de gran valor que han sido probablemente poco resaltados.

1.- La tiara fuera del escudo papal

El primero fue que decidió no representar la tiara, en desuso desde los tiempos de Pablo VI, en el escudo papal. En su lugar sí está la mitra episcopal que cada obispo suele utilizar para la celebración de la Misa.

2.- El Palio Arzobispal

El segundo es que Benedicto XVI decidió poner por primera vez el palio, el ornamento litúrgico que los arzobispos metropolitanos utilizan y que recuerda el encargo de ser pastor del rebaño que Dios les ha confiado.

El palio se confecciona con la lana de las ovejas que el Pontífice bendice en el día de Santa Inés el 21 de enero.

El palio lo impone el Papa a los arzobispos metropolitanos cada año en la Solemnidad de San Pedro y San Pablo.

3.- Renunció al título de Patriarca de Occidente

Y la tercera novedad, que se constata al mirar el Anuario Pontificio del año 2006, tiene un claro significado ecuménico.

El Papa tiene numerosos títulos: Obispo de Roma, Vicario de Jesucristo, Sucesor del Príncipe de los apóstoles, Sumo Pontífice de la Iglesia universal, Primado de Italia, Arzobispo y Metropolita de la Provincia Romana, Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano, Siervo de los siervos de Dios, y también Patriarca de Occidente.

Benedicto XVI decidió rechazar este último dejando en herencia un gran gesto ecuménico, que lo explica una declaración del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, presidido entonces por el Cardenal alemán Walter Kasper.

“Actualmente, el significado del término Occidente reclama un contexto cultural que no se refiere solo a la Europa occidental, sino que se extiende a los Estados Unidos de América hasta Australia y Nueva Zelanda, diferenciándose así de otros contextos culturales”.

“Si se quiere dar al término Occidente un significado aplicable al lenguaje jurídico eclesial, podría estar comprendido solamente en referencia a la Iglesia latina. Por tanto, el título de Patriarca de Occidente describiría la especial relación del Obispo de Roma con esta última, y podría expresar la jurisdicción particular del Obispo de Roma por la Iglesia latina. En consecuencia, el título de Patriarca de Occidente, con el paso del tiempo, se convertía en algo obsoleto y prácticamente inutilizable”.

“La renuncia a dicho título –continuaba el Pontificio Consejo- quiere expresar un realismo histórico y teológico, y al mismo tiempo, ser la renuncia de una pretensión, renuncia que podría ser de beneficio al diálogo ecuménico”.

* Traducido y adptado por Álvaro de Juana, publicado originalmente en ACI Stampa

También te puede interesar:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario