jueves, 27 de septiembre de 2018

5 “rostros” de Cristo para acercarse a Él en la vida diaria

REDACCIÓN CENTRAL, 27 Sep. 18 (ACI Prensa).- Un sacerdote ha propuesto cinco vías que pueden ayudar al católico a reconocer el rostro de Cristo que se manifiesta diariamente a su Iglesia, es decir, cinco maneras objetivas en las que podemos constatar que el Señor está presente en la vida del hombre de forma real y concreta.

Estas cinco vías, que presenta el National Catholic Register en el artículo titulado “These Are the Five Faces of Christ” (Estos son los cinco rostros de Cristo), no solo se mencionan en el Catecismo de la Iglesia Católica, sino también en el mismo Evangelio.

1. Comunidad de creyentes

Jesús dijo: “Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Por lo tanto, se puede experimentar a Cristo dentro y por medio de la Iglesia.

“Es en mis hermanos creyentes y en nuestra adoración conjunta que Cristo es conocido. Mi experiencia subjetiva personal debe ser validada por la realidad de Cristo en la Iglesia”, indicó el autor del artículo, el P. Dwight Longenecker, párroco de Our Lady of the Rosary en Carolina del Sur, Estados Unidos.

2. La Eucaristía

El pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo. “Esto es mi cuerpo”, enseñó el Señor.

El P. Longenecker indica que esta realidad es simple, porque “conocemos a Cristo por medio de la comunión y de la adoración eucarística. En esa acción nos movemos de nosotros mismos y en comunión con la realidad objetiva de Cristo en la Eucaristía, hecha presente en y a través de su Cuerpo la Iglesia”.

3. Las Sagradas Escrituras

“El Verbo se hizo carne”. Por lo tanto, –indica el presbítero– “venimos a conocer a Cristo a través del estudio de la Escritura y del escuchar la palabra de Dios. Aquí hay otro ‘misterio de piedad’ en el que Dios me habla a través de la meditación de su Palabra”.

4. La persona del sacerdote

Jesús dijo a sus apóstoles: “Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado”; “como el Padre me ha enviado, yo os envío”.

“Cristo no solo envió a los apóstoles, pero está presente en ellos a través del milagro de la ordenación y la sucesión apostólica. Es un misterio, pero allí está. Más que nada, vemos a Cristo cuando ese sacerdote frágil y humano está celebrando la Misa, oyendo confesiones y haciendo lo que solo un sacerdote puede hacer”, indicó el P. Longenecker.

5. Los pobres

“¿Quieres experimentar el misterio de un encuentro con Cristo? ¿Quieres saber quién es realmente Jesús? Entonces vea su rostro en la cara de los pobres. No solo escriba un cheque a su organización benéfica favorita. Salgan, encuéntrenlos y conocerán a Cristo. Porque ‘cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo’”, concluyó el P. Longenecker.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario